Empleados jerárquicos de Alpesca comprometen a ex funcionarios

Los testimonios que se escucharon ayer en la sala de audiencias permitieron conocer detalles de la profunda crisis económica en la que se hallaba la empresa pesquera que debió ser administrada por el Estado, a través de un comité que integraron Gabriela Dufour, Omar Albornoz, Valentín Laborda y Santiago Novoa.

Las declaraciones durante la audiencia de ayer se centraron en que los reclamos a soluciones inmediatas de los jefes operativos se encontraron con lentas o nulas respuestas por parte de los ex funcionarios provinciales que integraban el Comité de Administración.
Las advertencias sobre posibles tormentas y la afectación a la flota fueron desoídas y el 7 de abril de 2014 los fuertes vientos hicieron estragos en los cinco barcos de Alpesca y en el muelle Almirante Storni.
El armador de los barcos Edgardo Pernochi reveló en el juicio que ante su insistencia por falta de respuestas, Omar Albornoz “siempre me decía que los tiempos del Estado no son los tiempos de un privado para el pago”.
Mientras, el testigo Gerardo Diettrich dijo que el mismo acusado “se sentía agredido por mi insistencia”.
Los trabajadores jerárquicos expusieron que más de 1.000 trabajadores con salarios atrasados, barcos abandonados en el muelle, sin combustible ni mantenimiento, cortes de energía en la planta por falta de pago, cartas documento de acreedores, 700 toneladas de merluza que se pudrieron y fueron enterrarlas en el basural municipal, fueron las consecuencias más dramáticas que tuvieron que enfrentar los miembros del comité.
Dittrich trabaja en la firma desde 1984 y ayer señaló que los barcos "eran imprescindibles por la calidad del producto que elaboraba Alpesca. Lo producido era destinado a mercados muy exigentes. Los barcos estaban preparados para procesar pescado de alta calidad para dar respuesta a esos mercados. Por eso los permisos de pesca son tan importantes como los buques".
De este modo, contradijo lo expuesto por el testigo Martín Buzzi el último viernes.

SEGUROS CAIDOS
En tanto Eduardo Navarro, quien se desempeña hace 30 años en la firma, describió que el 28 de febrero de 2014 tuvo se primera reunión con Albornoz. En ese momento los seguros de los vehículos, pescado procesado, personas, bienes y los buques “estaban todos caídos", por lo que "los pedidos al Comité de Administración mediante correos electrónicos eran constantes, pero no hubo respuestas”.
Según Navarro, el orden de las prioridades, de acuerdo al poco dinero que se podía disponer, era el pago de los salarios, la compra de los insumos productivos básicos para seguir operando, y luego los otros gastos según las disponibilidades. “En general era complicado el pago a los proveedores”, graficó.
La audiencia de debate oral y público se encuentra en la etapa final de la ronda de testigos y continuará hoy a las 9 en la sede de tribunales de Puerto Madryn. El juicio, presidido por la juez Estela Eizmendi, tiene como acusadores a los fiscales Daniel Báez y Alex Williams. Mientras, los cuatro imputados son defendidos por el abogado Fabián Gabalachis.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico