Empresario de Maxia afirma que los colectivos se quedan en Caleta

El principal responsable de Maxia SRL que desde marzo presta el servicio urbano de pasajeros, Marcelo Spanos, negó terminantemente que la empresa haya pensado irse de esta ciudad, con lo cual desestimó el comentario que hizo a El Patagónico un directivo de nivel gerencial, aunque admitió que preocupa la baja rentabilidad y hechos de vandalismo contra los colectivos.

Caleta Olivia (agencia)

El empresario comodorense arribó a media tarde de ayer para reunirse con los secretarios municipales de Gobierno y Hacienda, José Luis Lacroutz y Marcos Antonelli, como así también con el jefe de la Unidad Regional de Policía Zona Norte, comisario mayor Omar Segovia, a fin de coordinar un plan de vigilancia para prevenir el accionar de inadaptados que rompen los vidrios de las unidades del servicio público.
En principio dijo que desmentía terminantemente que Maxia vaya a irse de Caleta Olivia, aclarando más adelante que no se refería concretamente a la versión que recogió este medio periodístico, pero dio a entender que le resultó desagradable que la misma haya sido propalada por un referente de su entorno, al cual no nombró.

"VAMOS A CUMPLIR CON EL CONTRATO"

Pero más allá de esa infortunada circunstancia, dejó en claro que él era el dueño de la empresa y mantenía firme la decisión es seguir apostando por Caleta Olivia "más allá que la situación no es la ideal porque hay varios factores que no son óptimos", aunque ello es parte de un riesgo empresario.
Al mismo tiempo se mostró optimista al entender que la situación va a mejorar de a poco, a tal punto que ya se decidió invertir en mayor tecnología y por tal motivo en pocos días más se pondrá en marcha un sistema de cámaras de video en las unidades.
"Yo soy el que lidero el grupo de gente que me acompaña y vamos a cumplir con el contrato que firmamos", aseveró el empresario, solicitando también un poco más de paciencia para mejorar algunos aspectos del servicio, como el preocupante caso de la seguridad por la sucesión de hechos vandálicos.
Respondiendo a otra consulta, dijo que, a decir verdad, cuando se hizo un estudio de mercado en relación a la cantidad de pasajeros, se tenían otras expectativas.
En ese sentido expresó que "cuando uno invierte tiene que aceptar que pueden haber pérdidas" aunque de todos modos sostuvo que era necesario transmitir tranquilidad a los trabajadores de Maxia, a los vecinos y al municipio.
Finamente reiteró que si bien hoy el negocio es deficitario, se buscará la manera de revertir esa situación y mientras tanto los costos operativos se sostendrán con los ingresos que produce el pool de empresas del cual forma parte Maxia, entre ellos un servicio de transporte de personal de la industria petrolera.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico