En 2015 a Diego Aguirre le habían baleado el camión cuando transportaba carne faenada rumbo a Trelew

A Diego Aguirre, único detenido por el homicidio de Orlando Jurado, le habían baleado el camión en el que transportaba carne faenada en 2015, y según la Fiscalía nunca se pudo determinar en qué circunstancias ocurrió dicha agresión, ni el motivo de la misma. El hombre está acusado de ser el chofer que "marcó" la casa de la víctima para que lo ejecutaran dos sicarios.

Diego Leonardo Aguirre, investigado porque supuestamente "marcó" la casa del distribuidor de carne Orlando Jurado (76) para que luego dos sicarios ingresaran por los techos y lo ejecutaran, tiene como antecedente haber sido baleado en ruta nacional 3 cuando llevaba carne faenada hacia Trelew. Según la Fiscalía, nunca se pudo determinar las circunstancias del atentado.
Se presume desde la Fiscalía que en el homicidio de Jurado –ocurrido el viernes en la calle Cayelli al 500, del barrio Pueyrredón- hubo "sicariato". Es que los asesinos luego de que el sospechoso les indicara la vivienda modesta y sin numeración, subieron por los techos, forcejearon en la puerta con la víctima y uno de ellos lo mató de un disparo en el pecho que le perforó un pulmón con el plomo de una pistola 11,25 milímetros. Después se fueron en el auto que sería de Aguirre, quien los esperó en la esquina de Colonos Vascos, según quedó registrado en las cámaras de seguridad.
La Fiscalía en la audiencia de control de detención deslizó la teoría que en su edición del domingo había deslizado El Patagónico: el móvil del crimen respondería a los negocios de "la mafia de la carne".
Es que según comentaron desde la parte acusadora, a la víctima le había llegado un dato de que Aguirre distribuía carne sin sellar y por ello no se podía competir con los precios que ofertaba.
Jurado denunció la situación (tal como ayer admitió el propio subsecretario municipal de Fiscalización, Daniel Campillay) y antes de las fiestas de fin de año Bromatología le secuestró el camión a Aguirre con cientos de kilos de carne que eran transportados sin las normativas vigentes y de dudosa procedencia.
El fiscal Héctor Iturrioz le informó al juez durante la audiencia de control de detención que realizó averiguaciones entre empresarios de la carne y estos le dijeron que Aguirre -a quien algunos habían empleado en algún momento- no tenía buen concepto ya que la lealtad no figuraba entre sus cualidades.
Inmediatamente el fiscal dio a conocer dos hechos delictivos en los que Aguirre se mostraba como víctima y que no se habían podido esclarecer.

DOS TIROS AL PARABRISAS
Uno de ellos fue cuando Aguirre denunció que le balearon el camión en ruta 3, camino a Trelew. Según pudo averiguar este diario, la denuncia de quien hoy está preso sostenía que el domingo 19 de abril del 2015 por la tarde en la ruta 3 y cerca del ingreso a Trelew, fue baleado mientras transportaba carne faenada de Comodoro Rivadavia hacia el valle inferior del Chubut. Recibió dos disparos en el parabrisas del camión.
Aguirre señalaba que la agresión ocurrió en el kilómetro 1465, a cuatro kilómetros del autódromo "Mar y Valle". En el camión ese día Aguirre viajaba junto a su cuñado, Mauro Fleitas, quien el sábado –horas después del homicidio- también fue demorado por la Policía cuando circulaba en un Chevrolet Corsa. Según la Fiscalía, solo fue para ser identificado en torno a las averiguaciones que se realizan en la causa.
Según aquella denuncia de 2015, el camión que conducía Aguirre sufrió dos impactos de bala sobre el parabrisas que realizó un hombre que les disparó desde el interior de una camioneta Chevrolet S-10 blanca, doble cabina, con vidrios laminados y sin chapa patente.
La Brigada de Investigaciones de Trelew nunca pudo determinar las causas del atentado. Incluso Iturrioz dio a conocer que luego Aguirre denunció el robo de una gran suma de dinero cuando viajaba a bordo de su camión.
El repartidor de carne, que ante el juez Alejandro Soñis adujo inocencia en el homicidio de Jurado y hasta lloró, agregó en su declaración que en una oportunidad le balearon el camión en inmediaciones de "La Saladita" y que le quisieron robar. "Me dieron 12 tiros en el camión" dijo Aguirre.
Lo cierto es que las sospechas que hay en torno a las actividades comerciales que realizaba Aguirre en la ciudad y en la zona, llevan a los investigadores a indagar en la "mafia de la carne", donde se cree puede estar la punta del ovillo.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico