En agosto, shopping y súper tuvieron su peor golpe del año

La caída es la más importante de los últimos años y la perspectiva de corto plazo tampoco es favorable: en la medición de los seis primeros días de octubre, la baja es aún mayor si se compara con los números de 2015.

Las cifras oficiales arrojaron que agosto fue el peor mes para los centros de compras. Según el INDEC, el consumo en los supermercados creció en agosto 21,2% y en los shoppings, 12,6%, aunque ambas variaciones, en comparación con el mismo período del año anterior, fueron las más bajas del año.
Las subas del octavo mes del año fueron las más bajas de 2016. Sólo comparables en súper a un 24,5% en mayo y en shopping a un 19% en el mismo mes.
Según informó el INDEC, en los primeros ocho meses del año las ventas en los centros de compra o shoppings aumenta un 25,0%, y en los supermercados un 26,8% a precios corrientes, es decir midiendo el impacto de la inflación, manteniéndose por debajo del aumento de precios acumulado a ese mes.
Desde el ámbito privado, las perspectivas para setiembre no fueron más favorables, y así la consultora privada CCR registró el mes pasado una merma del 8,8% en el consumo general de los comercios contra el mismo mes del año anterior.
La caída es la más importante de los últimos años y la perspectiva de corto plazo tampoco es favorable: en la medición de los seis primeros días de octubre, la baja es aún mayor si se compara con los números de 2015.
Si bien aún las cifras no están desagregadas por sectores, hay otro dato que es relevante para analizar la coyuntura económica y el comportamiento del consumidor: en setiembre, no sólo cayeron casi un 9% las ventas generales, sino que, además, lo que se vendió fueron unidades de menor valor.
En otras palabras, el público que compró se volcó a las segundas y terceras marcas y las empresas no pudieron compensar pérdidas con precios más bajos.
En tanto, desde la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) las ventas minoristas retrocedieron un 7,7% en setiembre y anotaron su novena caída consecutiva.
Se trató de "una tendencia que comenzó a principios de año y no muestra por ahora señales de cambio", indicó el informe de la entidad.
Con respecto al impacto que tendrá en el consumo masivo la eliminación del impuesto a las ganancias en los aguinaldos y el bono de fin de año para los jubilados y beneficiarios de planes sociales, los analistas son cautos.
El presidente de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (COPAL), Daniel Funes de Rioja, indicó que "todo dependerá hacia dónde irán destinados esos ingresos extras, si al consumo o a pagar deudas pendientes".
Justificó su aseveración en que con los aumentos salariales que se dieron entre abril y julio se creía que habría un repunte en el consumo, pero las familias los utilizaron para normalizar sus deudas atrasadas. "Ese escenario se puede repetir ahora", dijo en declaraciones al diario Ambito Financiero.
Sin embargo, el dirigente estimó que "la idea general es que ya pasó la peor parte de la retracción en el consumo y que de ahora en más tenderá a estabilizarse. En 2017, se ubicará por lo menos en torno al 0% después de las caídas registradas este año".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico