En Comodoro cerraron más de 900 comercios en los últimos dos años

Los registros de la Subsecretaría de Fiscalización estiman que en 2015 fueron dados de baja 350 comercios, mientras que en 2016 cerraron 297 locales. Este año, en tanto, se registraron 310 bajas en el sector. La situación hace que cada vez más personas se vuelquen al comercio a través de las redes sociales.

La crisis petrolera es un indicador de la disminución de la actividad económica que se registra en Comodoro Rivadavia, lo cual quedó reflejado en las cifras que publicó el jueves el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) al informar que mientras en el segundo trimestre del año pasado el desempleo en esta ciudad fue del 2,4 por ciento, en abril-junio de 2017 avanzó hasta el 6 por ciento; es decir que creció más del doble en doce meses.
Uno de los sectores que más siente esta crisis es el comercial, donde durante 2015 se registraron 350 bajas que continuaron con 297 en 2016. En lo que va de este año, en tanto, se produjeron 310 cierres de comercios, lo cual es evidente en calles céntricas como Rivadavia y San Martín.
La cifra es preocupante, teniendo en cuenta que todavía faltan tres meses para que finalice el año.

"ILEGALIDAD"
En declaraciones a Radio Del Mar, el subsecretario municipal de Fiscalización, Daniel Campillay, sostuvo ayer que la situación lleva a que se ingrese en un proceso de "ilegalidad" para obtener alguna diferencia económica.
El funcionario también subrayó que la brecha entre los comercios que se abren y se cierran es grande ya que solo el 40% de los que son dados de baja se reubican; el resto son cerrados definitivamente.
Dentro de este 40% se encuentran casos donde el propietario cierra el local y se lo deja a un exempleado que considera oportuno invertir. “Este 40% es más bajo si lo comparamos con años anteriores. Antes cambiaban de propietarios o buscaban alguna vuelta para que continúe abierto, pero ahora estamos observando que se cierran y se cierran. Hoy en día lo que vemos por los indicadores es muy difícil que alguien invierta en un comercio”, manifestó el funcionario. En este sentido, Campillay cree que no son pocos los que aguardan las elecciones de octubre para decidir si van a invertir en un comercio o en otro rubro.
La crisis económica que atraviesa esta ciudad también llevó a que los comercios readecuen el valor de sus alquileres buscando locales más chicos que permitan hacer frente al costo de los impuestos provinciales y municipales.
Otro de los puntos que resaltó el funcionario es que esta merma de la actividad comercial ha generado que aumente la venta ilegal y ambulante en esta ciudad, por lo que la cartera fiscalizadora está trabajando en la problemática. "Estamos llegando al tradicional personaje de 'buscavida'. La idea no es esta. La idea es que cada uno tenga su comercio y que cada uno tenga su padrón y esté todo legal. En este caso, con las redes sociales, la necesidad impone esta irregularidad”, subrayó.
"Esta baja de la actividad da lugar a la precariedad y a los controles. Por un lado observamos que la tarea es cada vez mayor y que se termina convirtiendo en una disputa entre pobres”, agregó.
Por otro lado, el subsecretario de Fiscalización aseguró que, por el momento, no se está trabajando en una política de incentivo comercial porque ello es una tarea que le corresponde al Concejo Deliberante.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico