En Comodoro los consumidores están preocupados por el aumento del gas

Luego de que se diera a conocer el aumento de gas que ya generó protestas y movilizaciones en Esquel, en Comodoro se empiezan a distribuir las primeras facturas con aumentos desorbitantes. Ayer, decenas de vecinas se acercaron a las oficinas de Camuzzi para acceder a su boleta antes de que les llegue al domicilio. Es que pretendían establecer a qué atenerse a la hora de pagar sus obligaciones el próximo mes.

Blanca Mesa está preocupada. Ayer por la mañana la mujer, jubilada, se acercó hasta las oficinas de Camuzzi, en Saavedra y Dorrego, para poder acceder a la factura de gas que aún no llegó a su domicilio. Había ido temprano desde el barrio José Fuchs. Sin embargo, luego de una hora todavía esperaba porque se cayó el sistema.
"Está toda la gente esperando. Vine por el aumento, con el temor que tiene toda la gente de que las boletas sean muy altas”, explicó al ser consultada por El Patagónico.
“La gente no está en condiciones de pagar esas boletas tan altas. Toda la gente tiene sueldos bajos, excepto los petroleros. Yo soy jubilada y ya estoy pagando $1.400 de luz y hasta los fideos están caros porque de comprar carne ni hablar”, manifestó, señalando que está de acuerdo con el aumento, pero no con un "tarifazo".
Blanca era solo una de las tantas personas que ayer por la mañana se acercaron a Camuzzi para que si la noticia es mala, se sepa pronto y no estar con angustia hasta que en los primeros días de junio le llegue la boleta a su casa. El temor es que el aumento sea superior al 500%, teniendo en cuenta que ya denunciaron casos donde ronda entre el 1.000% y 1.600%, y también más.
Rosa, por su parte, señaló que "creo que va a ser duro. Por los comentarios creo que va a venir mucho y acá se consume. Yo pago $100, pero si viene más de $300 va a ser mucho porque la luz ya está cara. Rogamos que no sea tanto el aumento". Cuando habló con este medio, ya le habían dicho que su factura llegaría en junio.

ANGUSTIA EN PRIMERA PERSONA

Diferente fue el caso de Margarita. "Me tiene que llegar ahora, pero nos dijeron que no había sistema; tengo que venir mañana”, explicó. "Hay un poco de temor, bastante, porque el aumento es demasiado elevado. Yo ya estaba pagando $180 en verano, y es la primera vez que voy a pagar en invierno”, explicó la vecina que llegó desde el barrio Moure.
Idéntica situación atravesaba Norma, quien evaluaba bajar la factura por internet, una opción que le dieron en la oficina. “Voy a ver; dicen que se pueden bajar las boletas nuevas. Yo el mes pasado pagué poquito, pero ahora quiero ver. No sabemos cuánto vendrá. No sé si es justo, pero sí demasiado excesivo en mi caso, que trabajo en limpieza”, lamentó quien llegó desde el barrio Máximo Abásolo.
Según se confirmó, las facturas con el aumento ya comenzaron a llegar a los domicilios, pero con una aplicación parcial, teniendo en cuenta que comenzó a regir en abril. De esta forma, se espera que recién en junio se aplique el aumento en su totalidad.
Por lo pronto solo resta esperar. "Y rogar", tal como dijo Rosa, esperando que el impacto no golpee tanto el bolsillo de los que menos tienen, algo difícil en estos tiempos en que gobiernan los que solo tienen por credo el cierre de los números, ajenos a todo lo que implique inclusión social.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico