En cuatro años se triplicaron los cobros judiciales a morosos de tasas e impuestos

En 2012 la Dirección de Cobros Judiciales de la Municipalidad de Comodoro Rivadavia percibió por la vía legal, etapa de embargo a los morosos, un total de $8.192.749. Esa cifra representa un tercio de lo que logró recaudar por la misma instancia el año pasado, cuando el monto superó los $25 millones, el más alto de los últimos cuatro años. Ingresos Brutos fue el impuesto que más deuda registró en 2015, a diferencia de otros años en donde los gravámenes más adeudados eran Inmobiliario, Automotor y la Tasa de Higiene Urbana. Hay más de 1.500 expedientes girados por la comuna a los dos juzgados de Ejecución.

Desde su asunción en diciembre último la nueva gestión municipal se impuso como política fiscalizar con mayor rigor las deudas que mantienen los contribuyentes con el Estado comunal, tanto en el caso de particulares como de empresas.
Así en enero la ciudadanía fue testigo de clausuras de comercios y empresas del barrio Industrial por registrar deudas con el municipio. Pero también del comienzo de una nueva modalidad de control vehicular, mediante la cual además de comprobar la posesión de todos los documentos requeridos por la Ley de Transito Nacional, se verifica el estado de deuda del Impuesto Automotor. A los conductores morosos se los intima a regularizar su situación en el plazo de 72 horas hábiles, caso contrario se pasa al reclamo por vía judicial.
Durante la última semana esta política también llegó al área de Tierras, donde según se informó, hay 872 morosos que adeudan el pago de lotes que les adjudicó el municipio, lo que equivale a un monto total de $11.000.000, esto en casos que representan un atraso superior a los cinco meses.
Esas acciones marcan la pauta de que 2016 será un año estricto en materia de fiscalización, que permitirá incrementar los montos de recaudación, pero a su vez, según plantean los funcionarios municipales, permitirá ser más justos con aquellos contribuyentes que están al día, quienes a contrapartida de los deudores recibirán incentivos y beneficios por su responsabilidad en el pago de los tributos.
La deuda que mantienen hoy miles de contribuyentes con la comuna representan millones de pesos para el tesoro municipal. Según pudo confirmar El Patagónico, solo en 2015 el monto recaudado en materia de Cobros Judiciales, es decir aquellos casos que llegan a la Justicia ordinaria tras haber superado todas las instancias de intento de cobro, alcanzó los $25.143.199.
La cifra que registra un promedio global de deuda de $2.000.000 mensuales es la más alta de los últimos cuatro años, periodo en que logró triplicarse el recupero de dinero por vía judicial, según indican las estadísticas aportadas por la Dirección de Cobros Judiciales, dependiente de la Subsecretaria de Rentas.
Es que en 2012 la recaudación por esta vía alcanzó los $8.192.749, y desde entonces fue ascendiendo, registrándose $10.798.150 en 2013 y $14.511.723 en 2014, hasta llegar al mencionado monto de 2015.
El subsecretario de Rentas, Israel Coen, sostuvo en diálogo con El Patagónico que esa política "se van a torna rigurosa porque nosotros tenemos que poner en un pie de igualdad a todos. Sino el contribuyente que cumple se siente burlado por el que no lo hace y es una forma de competir deslealmente porque algunos no honran el compromiso del pago de los impuestos", argumentó.
"Esto pasa sobre todo en el comercio que lucra con eso, lo utilizan (el monto destinado a los impuestos) para otras actividades comerciales, mientras los que están al día utilizan parte de sus ingresos al pago de tributos", explicó.

DEUDAS DIFiCILES DE COBRAR
La Dirección Cobros Judiciales que desde 2012 encabeza Iris Borda, significa el recurso final para la cancelación de deuda que tiene el contribuyente ante el municipio, luego de que se superan todas las instancias de intimación y refinanciación que ofrece la comuna.
Así la deuda va directamente a una instancia legal que es definida por alguno de los dos juzgados de Ejecución que el Poder Judicial de Chubut tiene en Comodoro Rivadavia. Están cargo de los jueces Gustavo Luis Horacio Toquier y Eduardo Oscar Rolinho.
De esa forma, en las oficinas de Hipólito Yrigoyen 650, donde solo se dedican a Ejecuciones Fiscales, en la actualidad hay más de 1.500 expedientes municipales girados, algunos con sentencia y otros que terminarán siendo apelados por los propios morosos, extendiéndose el plazo de ejecución por más de cuatro meses.
Tan solo el último miércoles desde el municipio se enviaron 60 demandas, aunque el promedio indica que se despachan unas 30 por día, es decir 6.000 en forma anual por boletas de deuda de Ingresos Brutos, Rentas, Tribunal de Faltas y Defensa del Consumidor.
Para poder dimensionar lo que representa esta instancia de cobro, al inicio de 2015, el Estado municipal tuvo para ejecutar $3.281.160 por Ingresos Brutos, 2.846.002 por impuesto Automotor, Inmobiliario, Tasa de Higiene Urbana y otras rentas; y 5.912.968 por lo que refiere a multas en materia de Tránsito, Comercio, Abasto, Bromatología y Veterinaria, Servicios Públicos, Parques y Paseo y Defensa del Consumidor.
Todas estas deudas fueron acumuladas en el periodo 2009-2014 y se sumaron a los $11.523.147 de años anteriores. De esta forma, se iniciaron demandas por $23.563.279 sin contar los intereses.
El número es alto, tanto en materia económica como administrativa, e incluso colapsa el sistema de Ejecución ante la cantidad de casos que recaen en estos dos jueces, quienes están acompañados por dos secretarios en cada caso: los abogados José Luis Campoy y Laura Rosana Causevich; y Viviana Mónica Avalos y Rossana Beatriz Strasser, de manera respectiva.

CONVIENE ESTAR AL DIA
Ante la consulta de El Patagónico, desde el municipio también se asegura que el incremento de la recaudación en los últimos años fue de algún modo consecuencia de la implementación de una política de embargos preventivos, la cual se comenzó a implementar a fines de 2014 principalmente con aquellas empresas que tienen deuda.
La misma consiste en embargar las cuentas bancarias cuando la deuda va más allá de los $10.000, siendo utilizada principalmente en Ingresos Brutos. "Es en lo que más hemos tenido éxito porque el contribuyente al embargarle las cuentas no tienen movimiento bancario", admitió Iris Borda.
"También implementamos que una vez que viene la boleta a Cobros Judiciales llamar al contribuyente como una última instancia para decirle 'te vamos a iniciar la demanda, te damos 12 cuotas, deja cheques, arreglamos de alguna manera', porque imaginate que cuando la boleta es de Ingresos Brutos y va una empresa al banco le dicen 'no, te trabaron el sueldo', entonces es una forma de darle una opción más", agregó la funcionaria.
En esta instancia, las respuestas de los contribuyentes varía: en el caso de las empresas aducen distracciones y olvidos que se fueron acumulando, generando intereses cada vez más difíciles de abonar. Pero cuando llegan a la etapa de embargo suelen arreglar una forma de pago.
Mientras que el particular generalmente arregla un plan de cuotas luego de que el oficial de justicia, que aporta el municipio como una forma de colaborar con el Poder Judicial, lo notifica de que la comuna le iniciará un juicio por la deuda.
Otra medida mucho más agresiva es el embargo de inmuebles, algo que usualmente no se utiliza por lo burocrático que puede ser el proceso. De esa forma, los planes en 12 cuotas y hasta 24 suelen hoy ser las opciones más elegidas por los contribuyentes morosos.
Así solo en el último año más de 4.000 contribuyentes eligieron refinanciar su deuda, aunque esa opción dependerá también de las veces que haya refinanciado y la voluntad que haya mostrado para llegar a una solución. Por esa razón, también aquellos que deciden pagar al contado hoy tienen la posibilidad de tener una quita del 40% por ciento sobre los intereses que rondan el 2.46% mensual.
Desde el municipio aconsejan evitar todo esta burocracia y estar al día, ya que así también se podrá acceder a descuentos que incluso ya están estipulados. "Hoy en día los contribuyentes cumplidores tienen una alícuota reducida", explicó Coen.
"En Ingresos Brutos si se está al día con las presentaciones de las declaraciones juradas y los pagos correspondientes, al día del vencimiento tiene una alícuota de 1.5% que es la alícuota general; y si no se está al día con pagos anteriores o el pago actual es después del vencimiento la alícuota pasa a ser del 2%, o sea que estamos hablando de un ahorro importante en forma anual", detalló.
"En los que tributan altos montos realmente es muy significativo sobre todo teniendo en cuenta que estamos entre las cinco alícuotas más bajas del país, con lo cual no hay mucho margen de maniobra para decir que no pueden solventar eso. Porque si no pueden hacerlo tienen que bajar la persiana", sentenció el funcionario.
"Nuestro fin no es recaudar sino tratar de brindar beneficios y la responsabilidad que los municipios tiene con el contribuyente, para lo cual la herramienta que se tiene es tener los fondos suficientes para llegar a todas las familias. Entonces tenemos que intimar a todos los que no va pagan y se va a eximir a quienes no puedan hacerlo y lo puedan demostrar. En la mayoría de los casos los que más pueden son los que no hacen los pagos que corresponden", sentenció.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico