En Ecatepec el Papa denunció que hay "una sociedad de pocos y para pocos"

Cuestionó a aquellos que buscan adueñarse de bienes que han sido dados para todos. "Es tener el pan a base del sudor del otro, o hasta de su propia vida. Esa riqueza que es el pan con sabor a dolor, amargura, a sufrimiento", afirmó.

El papa Francisco denunció ayer cómo el comportamiento del hombre crea "una sociedad de pocos y para pocos". Lo manifestó durante la multitudinaria misa celebrada en Ecatepec, municipio mexicano con un alto nivel de marginación y violencia.
En el área campestre del centro estudios de Ecatepec se concentraron cerca 300.000 personas para escuchar al pontífice, quien habló en su homilía de que el sueño de Dios "está continuamente amenazado por el padre de la mentira, por aquel que busca separarnos, generando una sociedad dividida y enfrentada", una "sociedad de pocos y para pocos".
Comenzó su sermón recordando que ya estamos el tiempo de Cuaresma, que precede a la Pascua, y que "es un tiempo especial para recordar el regalo de nuestro bautismo, cuando fuimos hechos hijos de Dios".
"La Iglesia nos invita a reavivar el don que se nos ha obsequiado para no dejarlo dormido como algo del pasado o en algún cajón de los recuerdos", dijo, e invitó a "recuperar la alegría y la esperanza que nos hace sentir hijos amados del Padre".
Con unos cuatro millones de habitantes, Ecatepec tiene una cifra de 35,9 homicidios por cada 100.000 habitantes, lo que triplica la media nacional, y registró además en los últimos años una preocupante escalada de feminicidios, así como altos índices de pobreza.

TRES TENTACIONES

El Papa también se refirió al sufrimiento que "experimentamos en nuestra propia carne o en la de nuestra familia, en la de nuestros amigos o vecinos, el dolor que nace de no sentir reconocida esa dignidad que todos llevamos dentro".
"Cuántas veces hemos tenido que llorar y arrepentirnos por darnos cuenta de que no hemos reconocido esa dignidad en otros", exclamó. Y agregó: "cuántas veces, y con dolor lo digo, somos ciegos e inmunes ante la falta de reconocimiento de la dignidad propia y ajena".
Por ello, indicó que la "Cuaresma es tiempo para ajustar los sentidos y abrir los ojos frente a tantas injusticias que atentan directamente contra el sueño y proyecto de Dios".
También citó las tres tentaciones que rompen y dividen la imagen de Dios: la riqueza, la vanidad y el orgullo.
Sobre la riqueza dijo que se trata de "adueñarse de bienes que han sido dados para todos y utilizarlos tan sólo para mí: Es tener el pan a base del sudor del otro, o hasta de su propia vida. Esa riqueza que es el pan con sabor a dolor, amargura, a sufrimiento".
Y añadió: "en una familia o en una sociedad corrupta es el pan que se le da de comer a los propios hijos", al tiempo que criticó "la búsqueda de prestigio con base en la descalificación continua y constante de los que no son como uno".
El sumo pontífice lamentó "la búsqueda exacerbada de esos cinco minutos de fama que no perdona la fama de los demás, haciendo leña del árbol caído", y nombró luego la tercera tentación, "el orgullo", el "ponerse en un plano de superioridad del tipo que fuese, sintiendo que no se comparte la vida común de los mortales".
Por ello, Francisco recordó a los fieles que los católicos han "optado por Jesús y no por el demonio", aunque "no es fácil".
"Nos lo tenemos que meter en la cabeza: con el demonio no se dialoga porque sólo la fuerza de la palabra de Dios le puede derrotar", agregó improvisando sobre el discurso escrito.
"Sabemos lo que significa ser seducidos por el dinero, la fama y el poder. Por eso, la Iglesia nos regala este tiempo, nos invita a la conversión con una sola certeza", enfatizó, e invitó a la multitud que se concentró en Ecatepec a repetir tres veces "Tú eres mi Dios y en tí confío".
El Papa comenzó su jornada saludando a miles de personas que se habían reunido en Ciudad de México frente a la nunciatura apostólica desde primeras horas de la mañana, y luego se trasladó en papamóvil hasta el campo militar Marte, desde donde salió en helicóptero a Ecatepec, situado unos 20 kilómetros del centro de la capital. Allí hizo también un recorrido extenso en papamóvil mientras miles de personas lo saludaban, y pasó junto a unos coloridos murales pintados en las paredes de un distrito donde predominan las casas de cemento gris y el polvo.
La agenda del jefe de la Iglesia católica contemplaba ayer una visita a un hospital de niños en Ciudad de México, mientras que hoy viajará a San Cristóbal de las Casas y Tuxtla Gutiérrez en Chiapas para reunirse con indígenas y familias.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico