En el cajero incendiado había 890 mil pesos y no los robaron

El cajero automático del Banco del Chubut que funciona sobre la avenida Kennedy al 3.400, a metros de una estación de servicio, fue incendiado durante la madrugada de ayer. Se investiga si se produjo por un intento de robo. El sábado repusieron dinero en el aparato, un total de 1,5 millón de pesos, pero en el lugar se halló la mayoría del dinero. Resta hacer el arqueo para determinar sin alcanzaron a robar alguna suma. La puerta y la reja del compartimiento de seguridad estaban abiertas y se secuestró una llave limada con la que habrían abierto la cerradura.

Personal policial de la Seccional Tercera y la Brigada de Investigaciones se encuentran abocados a dilucidar qué sucedió en el cajero automático del Banco Chubut que se encuentra sobre la avenida Kennedy y La Razón, en el barrio Pueyrredón. El mismo linda con el estacionamiento de una estación de servicio de bandera Petrobras.
A las 8 el Centro de Monitoreo fue alertado por una persona que sintió un fuerte olor a humo en el cajero y luego se constató el incendio en la parte posterior, en el compartimiento de seguridad. Estaban abiertas la puerta y la reja de hierro de ese compartimiento, lo que llamó poderosamente la atención a los investigadores.
Otro dato fundamental fue que las gavetas o cajas de reposición de dinero estaban afuera de la caja de seguridad que posee un cierre con picaporte y una combinación que sólo conoce el empleado bancario encargado de esa tarea. Dentro de esa área había fajos de dinero quemado, aunque la mayor parte de la plata fue recuperada, precisaron fuentes oficiales a El Patagónico.
Una de las gavetas contenía $500.000 y otra contenía una menor cantidad, para totalizar $890.000. El fuego consumió parte de las mencionadas cajas plásticas de reposición de dinero, aparatos electrónicos y cables que están conectados al funcionamiento del cajero. Se presume que alguien habría ingresado a la parte posterior del cajero y presuntamente arrojó líquido inflamable para iniciar el siniestro.
A partir del arqueo entre el dinero rescatado y la lista de extracciones efectuadas por los clientes tras la reposición del sábado, se determinará si fue un intento de robo o si los autores alcanzaron a llevarse una suma menor a la que pretendían.
El jefe de la Unidad Regional, comisario mayor Luis Bidera, explicó a El Patagónico: "las puertas se encontraban abiertas sin ningún tipo de seguridad, lo mismo la caja donde está la reposición de dinero en efectivo que estaba abierta, sin presentar signos de violencia y el fuego provocó la rotura de los depósitos de dinero en efectivo".
Otro dato relevante para averiguar es que la alarma de seguridad del cajero automático no se activó y la policía tomó intervención a través del alerta del llamado al 101. Las autoridades de la Seccional Tercera, la Brigada de Investigaciones y la Policía Científica trabajaron largas horas hasta entrado el mediodía de ayer en la recolección de huellas y datos que permitan esclarecer el atentado al cajero.
En tanto, el perito ígneo Enrique Kowproski se encargó de efectuar una minuciosa inspección y tomar fotografías. También se esperaba analizar las grabaciones de las cámaras de seguridad del cajero para conocer con detalles lo sucedido.

ULTIMA REPOSICION
También tomó intervención la fiscal de turno y en el lugar se hizo presente el gerente regional de la entidad bancaria. De esa forma, "se precedió a retirar las cajas de valores para ver si hay faltante de dinero en efectivo", indicó el jefe de Unidad. Además resta determinar la cantidad de extracciones que se efectuaron "para establecer si hay faltante de dinero o no".
La última reposición se realizó el sábado en horas del mediodía debido a que el viernes los bancos no abrieron por el "Día del Bancario", y se habría concretado sin custodia policial. Fuentes oficiales señalaron que la suma rondaba en un millón de pesos. Se presume que en esa maniobra habría quedado la caja fuerte abierta y con las gavetas de dinero afuera de su lugar.
"Hasta tanto no tengamos el recuento terminado y determinar cuánta plata falta, si es que falta, no podremos saber si se sustrajo dinero o es solamente el daño de prender fuego el lugar", analizó el jefe policial. Admitió que se trata de un acto vandálico confuso porque en la segunda gaveta el dinero estaba intacto.
A simple vista -sentenció Bidera- no se observaban signos de violencia contra el depósito de dinero, ya que según se comprobó, la puerta trasera por donde ingresan los encargados de hacer la reposición, así como la reja de esa puerta e incluso la caja fuerte, estaban sin llave y entreabiertas. A ello se suma la llave limada secuestrada.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico