En el club Petroquímica se pusieron el delantal para cocinar un rico locro

El plantel de Primera junto al de Reserva se reconoce no sólo como jugadores sino como hinchas. Desde siempre, y en la medida de sus posibilidades, trabajan para sumar. Ya sea desde los últimos juegos de indumentaria, hasta recaudar fondos para finalizar la cancha de césped sintético. La venta del locro será mañana.

Siempre tuvieron que colaborar, de una u otra manera "por un lado está bueno", reafirma Germán Rivas, futbolista verdolaga formado desde la Novena división y hoy titular de Primera, "porque eso no sólo te forma como jugador, sino como hincha del club", resume a El Patagónico.
Una venta de locro que se concretará mañana –a 100 pesos la porción- es otra de las iniciativas que los 40 deportistas que integran la Reserva y la Primera llevarán adelante con el fin de destinar esos fondos para la concreción de la cancha alternativa de césped sintético. Pero antes de ello, hubo muchos otros gestos de los jugadores que ayudan a que el club se mantenga en el día a día. Ya sea desde la puesta –tres meses atrás- de la luminaria en la cancha auxiliar de tierra donde entrenan. Hasta la última compra de tres juegos de indumentaria.
"La idea es sumar, porque acá todos queremos al club. Y si bien son pocos los que no se formaron de chicos en el club. Todos se comprometen a la hora de aportar. No solo los jugadores, sino también la gente del barrio, porque cuando salimos a pedir colaboración para hacer el locro, fueron muchos los comercios que acercaron su donación", expresó Germán.
El arquero Gonzalo Segura, que trabaja como chef profesional, será el encargado de cocinar las porciones que se pagan por adelantado en la sede del club los días de semana a partir de las 18. En tanto que desde la dirigencia acompañó la iniciativa Lucas Campillay.
"En los tiempos que corren no sólo tenés que aportar con juego. Acá siempre nos enseñaron a que uno tiene que comprometerse con los colores que defendés. Ya sea desde una venta de rifa hasta salir a pedir donaciones o agarrar los elementos de luminaria e instalarlos. Por supuesto que nos gustaría recibir ayuda de terceros, pero tampoco nos podemos relajar y quedarnos esperando a que la ayuda llegue", sostuvo.
Con 28 años, Rivas tiene consolidado un amor por el verdolaga. Por ello, como su trabajo en la Socidad Cooperativa Popular Limitada no le permite entrenar, lo hace por su cuenta para tratar de estar siempre vigente.
"Desde que entré en la SCPL les planté a cada cuerpo técnico que no podía entrenar con el resto del equipo. Pero que lo iba a ser en doble turno, por la mañana y al regreso del trabajo por la noche. Así somos varios. Y tampoco nos quedamos en los laureles, porque seguimos trabajando y ya tuvimos dos amistosos con Ameghino y Newbery que ganamos. En cuanto al amor por la camiseta, eso va en cada uno. Acá aparte de jugadores somos hinchas", sentenció.
Respecto a la venta del locro, las porciones se pueden encargar y pagar por adelantado en la secretaria de la sede del club. Para mayor información se pueden contactar al celular 297-4375223 (Germán).

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico