En el Hospital Alvear aseguran que el anterior sistema de turnos era más eficiente

Fuentes oficiales manifestaron su molestia por las recientes declaraciones del director, Javier Cáceres, quien catalogó de nefasto el anterior sistema de turnos pese a que él mismo lo aprobó. Los defensores de aquella modalidad sostienen que permitía tener mejor planificación y que la atención se realizara a corto plazo. "El problema es la falta de especialistas; no el sistema", dicen.

El lunes El Patagónico consultó sobre el sistema de turnos al director del Hospital Alvear, Javier Cáceres, luego de que se modificara la metodología de entrega pasando de una vez al mes a emisión continua.
En este marco, catalogó el viejo sistema, que funcionó hasta marzo, como "completamente injusto para aquellos que no tenían quién los traiga o no podían venir. Había una cantidad de gente infernal; abuelos apiñados; una locura, pero el tema es que ahora hay algunos que tienen turnos para mayo, junio y julio", aceptaba.
Estas declaraciones molestaron a personal administrativo del nosocomio, quienes ayer ante El Patagónico defendieron la anterior metodología, ya que permitía que la atención fuera a más corto plazo, y cuestionaron los dichos del director, quien es el encargado de aprobar cada decisión que se toma en el interior del centro asistencial.
"No hacemos nada si él no lo autoriza. Dolió que se haya manifestado así cuando él fue quien aprobó el sistema de turnos", dijeron.
"Pero el problema es la falta de especialistas, no el sistema de turnos y él lo sabe. Con los médicos de cabecera no tenemos problemas, pero sí con los oculistas, las ginecólogas, cardiólogos, porque tenemos un solo especialista para todos los abuelos que vienen", agregaron, pidiendo resguardar su nombre por temor a represalias.

EL ANTERIOR SISTEMA
Las mismas fuentes sostuvieron que la organización de los turnos es muy compleja con los adultos mayores y por esta razón ya se implementaron tres tipos de metodologías: semanal, mensual y ahora continuo. Sin embargo creen que lo ideal es que la emisión se realice una vez al mes, iniciando un lunes y terminando cuando se acaben los turnos.
"Mensual es el ideal porque los abuelos saben que tienen que venir un día en especial. ¿Qué hacen ellos? Vienen a las 6, pero están todos sentados; calefaccionados, no como manifiesta el doctor que dice que pasan frío; que están abarrotados; apiñados; eso no puede decirlo porque no es así", señalaron.
Los números parecen darles la razón a los administrativos, pese a las largas filas que se generaban de madrugada con el anterior sistema. Solo el 28 de marzo, cuando comenzó la nueva metodología, se otorgaron 804 turnos de 8 a 18 horas, mientras que al segundo día se otorgaron 301 y posteriormente el número fue bajando con turnos para junio, julio, agosto, e incluso algunos pocos para setiembre.
Sin duda la espera es larga, demasiado si se piensa que son jubilados o pensionados. La situación se agrava cuando se suspende la atención por distintas razones como la enfermedad de un médico; un viaje para participar de un congreso o una emergencia que produzca que no pueda asistir al consultorio.
"El médico es un ser humano como cualquiera, pero si suspenden su atención como se hace con los turnos de uno o dos días, ¿para cuándo se pasan esos números? Tienen que esperar dos meses más; entonces el problema no es el sistema de turnos. No tenemos recurso humano profesional", advirtieron.
"Por eso el turno abierto no sirve porque los necesitan para hoy; no para junio. Son gente adulta que necesita una atención en lo inmediato. Esto perjudica más a los abuelos", sentenciaron, pidiendo que se analice retrotraer esta decisión.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico