En el massismo se entusiasman con la posible llegada de más ex sciolistas

El viernes se formalizó el pase del medallista olímpico, que ingresó a la política en 2013 de la mano del ex candidato a presidente por el FPV Daniel Scioli, cuando el diputado y líder del Frente Renovador Sergio Massa lo acompañó en Mar del Plata a la entrega de reconocimientos a clubes barriales y a deportistas que compitieron en los Juegos Paralímpicos realizados en Río de Janeiro este año.
"Tenemos la vocación de seguir creciendo. Es un orgullo que Juan se sume a trabajar en nuestro equipo porque trae toda su experiencia como deportista, buena fe y una mirada ajena a la política", sostuvo allí Sergio Massa; y agregó que el ex sciolista "tomó la decisión de acompañarnos porque siente que hay que reconstruir la confianza de la ciudadanía en las instituciones".
Además de Massa, el senador provincial Sebastián Galmarini fue quien participó de las negociaciones para que se concretase el pase, que desde el Frente Renovador explicaron que fue debido a que a Curuchet "le interesaba un espacio en donde poder estudiar y discutir proyectos, ya que últimamente en el bloque del Frente para la Victoria sólo se discuten internas y no propuestas".
Hace diez días, Massa, Galmarini y Curuchet mantuvieron una reunión en Diputados en la que se terminaron de ajustar los detalles para el pase del ciclista, que finalmente se hizo público el viernes en Mar del Plata, previo a una reunión que el senador mantuvo con su ex líder, Daniel Scioli.
Según trascendió, Scioli y Curuchet se reunieron en el hotel Hermitage de Mar del Plata con el objetivo del ex candidato presidencial de frenar el pase, algo que habría sintetizado con un pedido desesperado al ciclista: "No me podes dejar en este momento. Me tiras la última palada de tierra".
Pese al intento fallido de Scioli, el viernes se reunieron diputados y senadores de la sección, y también los concejales y dirigentes de Mar del Plata para recibir a Curutchet y luego ir al Club Talleres, donde se realizó la actividad, pero el senador eligió esperar a Massa y a Galmarini -que llegaron juntos- en un bar cercano, previo a que conociera la noticia que entusiasmó a todo el Frente Renovador.
Si bien es sabido que desde hace meses existen conversaciones entre el massismo y diversos sectores del peronismo, dos nombres del sciolismo sonaron fuerte durante estos meses como posibles refuerzos del massismo: el hermano de Daniel, José Pepe Scioli, pase que finalmente se cayó por el "peso del apellido", y Gustavo Marangoni.
Quien fuera el elegido de Scioli para disputarle la jefatura de gobierno porteña al actual presidente Mauricio Macri -y que perdió la pulseada con La Cámpora, que colocó a Mariano Recalde en la boleta del Frente para la Victoria-, es sujeto de especulaciones electorales desde hace meses, aunque aún nada se formalizó.
Cuando empieza a sentirse el fin de año, y con el pase del ex sciolista, no sólo desde las filas del Frente Renovador anticiparon a Télam la "alta probabilidad" de nuevos pases en el senado bonaerense, sino que fue el propio Curuchet quien se sinceró y dijo que "no hay que descartar que algunos compañeros también se pasen próximamente".
En diciembre pasado, los senadores bonaerenses del FPV eran 18, hasta que se produjo una primera ruptura del bloque que configuró un espacio de 10 bajo el nombre de "peronista" -Curuchet incluido- y ocho que expresaban al kirchnerismo; pero en mayo, otras diferencias dividieron el bloque del PJ para quedar siete senadores por un lado y tres por el otro.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico