En el país, 3 de cada 10 chicos aspiran o ingieren cuerpos extraños

Este grupo es el más afectado por numerosas razones: curiosidad, exploración del ambiente por medio de la boca, deglución inmadura, propensión de los niños a la distracción y a jugar mientras comen y falta de capacidad cognitiva para distinguir objetos comestibles de los que no lo son.

Con el fin de concientizar, capacitar, relevar datos y generar un marco regulatorio para disminuir los riesgos de asfixia producidos por cuerpos extraños, se realiza la Campaña Susy Safe Argentina y su lanzamiento tuvo como escenario el Hospital de Pediatría “Prof. Dr. J. P. Garrahan”.
El tipo de CE varía ampliamente de país en país, según factores culturales, socioeconómicos, hábitos alimentarios y edad. En los primeros años de vida predominan los CE orgánicos, y con la escolarización, los artículos de papelería. Los CE orgánicos, más frecuentes son: semillas de girasol y maníes. Dentro de los inorgánicos los más comunes son las tapas de birome, seguidos por partes de juguetes.
Algunos objetos son especialmente peligrosos, por ejemplo, aquellos con bordes afilados que plantean un riesgo significativo de laceración y perforación.
El doctor Hugo Rodriguez, jefe del Servicio de Endoscopia Respiratoria en Hospital de Pediatría, Garrahan y coordinador para América del Sur de The Susy Safe Project indicó que “la mayoría de los episodios de asfixia se producen durante la comida o el juego y generalmente ocurren bajo la supervisión de adultos”.
Si el paciente no está completamente obstruido (puede movilizar aire adecuadamente, la tos es eficaz, presenta llanto o respuesta verbal y el estado de conciencia está conservado) no se debe realizar la maniobra de Heimlich (compresión abdominal) u otros intentos de remoción ya que pueden, sin intención, obstruir completamente la vía aérea.
“En casos de obstrucción severa (crisis de asfixia, disnea extrema, tiraje, cianosis, imposibilidad de vocalizar o emitir sonidos, incapacidad de toser eficientemente, gesto universal de ahogo o conciencia disminuido), se debe solicitar ayuda y realizar las maniobras de desobstrucción de la vía aérea. No tienen que efectuarse maniobras de extracción cuando la obstrucción de la vía aérea no es completa, ni intentos de extracción a ciegas (no introducir los dedos en la boca)”, indicó Rodrígez.

COMO PREVENIR LA ASFIXIA POR CUERPOS EXTRAÑOS
“En el 80,3% de los casos estaba un adulto presente en el momento del accidente. La mayoría, ocurrió mientras el niño comía o jugaba. El mejor tratamiento es la prevención, con incremento de la educación de los padres y cuidadores del niño, este es uno de los objetivo de la Campaña” agregó el doctor Rodriguez.
La doctora Graciela Gonzalez Franco, actual presidente de la Argentina de Otorrinolaringología y Fonoaudiología Pediátrica (AAOFP) afirmó que “educar y concientizar a padres, docentes y público en general ayuda a disminuir riesgos de asfixia en niños, ya sea durante la alimentación como en el juego”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico