En el San Cayetano denuncian irregularidades en una obra

Hace cinco meses que una empresa realiza la obra de cordón cuneta y muro de contención en la calle Código 831. En las últimas semanas se detectaron fallas en la forma en que levanta el paredón de piedras y en las medidas que se deberían respetar para poder realizar el límite de las calles. Por esta razón, piden que reinicien los trabajos ya que consideran que no brindará las soluciones que esperan los frentistas.

El año pasado, el Municipio dio a conocer públicamente el próximo inicio de la obra de construcción del muro de contención y cordón cuneta para los vecinos de la calle Código 831 del barrio San Cayetano.
El anuncio indicaba que en junio se pondría en marcha la obra, lo que finalmente sucedió en setiembre cuando la empresa contratista que presta servicios para la comuna inició los trabajos, pero de manera deficiente, según denunció un grupo de vecinos que ayer elevaron una queja formal a la Secretaría de Obras Públicas y al intendente Carlos Linares.
Es que entienden que no se respetaron los límites que establecía el plano para la construcción de los cordones cuneta, ni tampoco se utilizó el material adecuado para el levantamiento del muro de contención de piedras.
Así lo explicó Hugo Fernández, uno de los vecinos que elevaron. “El muro de contención está tres metros delante de donde debería estar, sobre el lugar donde deberían hace el cordón cuneta y entonces no lo pueden hacer”, destacó. "Está todo mal hecho, es una desgracia, una falta de respeto total porque la piedra que pusieron es más chica que la malla y si golpean se caen las piedras; y el material que está debajo es toda tierra suelta; entonces va a colapsar", evaluó.

OTRA VEZ
Ante esta situación, el pedido de los vecinos es que la obra se realice nuevamente, teniendo en cuenta que no sería útil para su objetivo: contener el barro que se produce en la ladera frentista y mejorar las condiciones de vida de sus habitantes.
Ellos entienden que sería "una desprolijidad" que la obra llegue a su final bajo estas circunstancias, achicando la calle de los 12 a los 9 metros, y por ende disminuyendo el ancho de la vereda frentista.
Desde la empresa los trabajadores optaron por no brindar declaraciones. Sin embargo, por los vecinos se supo que el Municipio estaría enterado de esta situación a través de un agrimensor.
Los vecinos afectados forman parte de una cooperativa que hace 8 años comenzó a edificar 22 viviendas en la zona, cumpliendo todos los requisitos que les exigieron. Hasta el momento no habían tenido inconvenientes con las obras. Sin embargo, esta situación los mantiene en alerta ya que entienden que la finalización del muro podría traer más problemas que soluciones.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico