En la condena por el homicidio del dueño de LOA se tomó como base el caso Píparo

El tribunal que condenó a prisión perpetua a Pablo Barreto y Rodrigo Delgado, y ordenó un año de tratamiento tutelar para el menor B.D.S., por el asesinato del dueño de LOA, tomó como base el reciente fallo en lo que se conoció como el “caso Píparo”, la mujer de La Plata a la que le mataron el hijo que llevaba en su vientre durante una salidera bancaria.

En diálogo con Diario Patagónico, el juez penal Alejandro Soñis, quien actuó como presidente del tribunal que llevó a cabo el juicio por el homicidio de José Luis García, se refirió al fallo que junto a sus pares, Miguel Angel Caviglia y Daniela Alejandra Arcuri, dieron a conocer el martes a modo de adelanto, puesto que los fundamentos completos estarán a disposición de las partes el jueves de la semana próxima.
En tal sentido, explicó que se hizo un paralelismo con el fallo del caso de Carolina Píparo -la mujer que fue víctima de una salidera bancaria en La Plata y producto de la cual los delincuentes mataron al hijo que llevaba en su vientre-, en el cual los acusados recibieron la misma pena a pesar de que fuera sólo uno de ellos el que efectuara el disparo.
“Acá hemos tomado como base este fallo”, sostuvo Soñis y contó que la crítica más  importante que tuvieron por parte de la defensa durante el debate apuntaba a que Barreto y Delgado estaban en el auto, a varias cuadras de distancia del lugar del hecho; que la promesa había sido concretar el robo, por lo que ellos no podían inferir en la decisión final de matar, aquel viernes 13 de enero de 2012, a la víctima.
Al respecto, sostuvo que “los jueces entendemos que acá hubo un plan pre ordenado y muy determinado. Nada fue al azar, ni el horario, ni el momento de abordar a la víctima; hubo tarea de inteligencia previa y se eligió el momento justo”, detalló el magistrado en una charla que exclusivamente concedió a este medio.

UN DATO DESCONOCIDO
Al respecto, es válido contar una secuencia que hasta el momento no había tomado estado público y que tiene que ver con la salida de la distribuidora de García y el cajero de la sucursal.
Los dos, ya en la vereda, se quedaron un momento allí porque García le entregó la caja con dinero a su empleado para que éste la sostuviera y él pudiera cerrar la puerta del negocio. Mientras, los  ladrones los observaban pero no actuaron hasta que García se introdujo a su vehículo, algunos minutos después. Hay que aclarar que mientras Pablo Barreto y Rodrigo Delgado (los condenados a perpetua el martes) permanecían en el auto, el menor B.D.S. y el prófugo que le disparó a García fueron los que abordaron al comerciante.
“No le robaron la caja cuando salieron, sabiendo que no estaba armado, ni tenía custodia, sino que esperaron que tuviera un estado de indefensión absoluta para tener la superioridad y fue cuando la víctima ya estaba en el auto. Todo esto nos llevó a entender que había un plan y que nadie desconocía lo que en definitiva ocurrió”, explicó el presidente del tribunal, agregando que en el caso Píparo todos recibieron la misma pena como coautores porque hubo una clara división de roles: “está el que sindicó, el que la siguió en moto y uno solo fue el que efectuó el disparo”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Dejá tu comentario

Banner Radio Del Mar Omar