En la Escuela 737 temen que se produzca un foco infeccioso por pérdidas cloacales

El colapso del canal evacuador de la avenida Roca y la rotura de cañerías durante el temporal generaron pérdidas de afluentes cloacales que terminan en las calles. Desde la dirección de la escuela Soldado Almonacid no ocultaron su preocupación ya que temen que una vez que se reinicie el ciclo lectivo, como intentaron hacer en la última semana, se registre un foco infeccioso ante la masiva circulación de alumnos. "Es un riesgo tremendo y no vemos a nadie trabajando", alertó la directora Florencia Lancaster.

El lunes 17 la escuela 737, Soldado Almonacid, intentó reiniciar el ciclo lectivo tras el temporal que azotó a la ciudad y destruyó parte de ese sector en la zona sur. Sin embargo, tres días después el establecimiento educativo se vio en la obligación de suspender nuevamente las actividades: el paso del tránsito y la pérdida de afluentes cloacales motivaron la decisión.
Florencia Lancaster, directora de la institución ubicada en la avenida Roca, ayer no ocultó su preocupación por la situación que vive la escuela. Acompañada por la vicedirectora Silvia Taboada, aseguró que el equipo directivo teme que sí se reinician las clases se produzca un foco infeccioso.
"Nosotros lo que estamos haciendo es prevención", explicó a un equipo de El Patagónico. "Necesitamos que se encause el líquido cloacal porque como ustedes verán que desde donde nacen siguen pasando por el frente de la escuela, y nuestros chicos tienen que transitar a pie toda la zona. Entonces por más que se saquen el calzado van a estar todos en el aula y se va a convertir en un foco infeccioso”, explicó la directora.
La escuela 737 tiene una matrícula de 607 alumnos divididos en dos turnos. La preocupación del equipo directivo tiene sustento, también porque muchos de sus alumnos viven en las zonas más afectadas: Juan XXIII, Stella Maris, 30 de Octubre, Isidro Quiroga, Moure, Fracción 14 y 15, entre otros sectores.
Por esta razón, desde el establecimiento piden que se acerque personal del municipio y de la Sociedad Cooperativa Popular Limitada para que brinden respuestas, ya que sienten que han sido abandonados.

TAMBIEN PROBLEMAS
CON EL TRANSITO
Sin embargo, ese no es el único problema que tiene la escuela 737, en virtud que el tránsito en el sector también es una dificultad. Es que como explicó la directora, la calzada habilitada sobre la avenida Roca, entre Lisandro de la Torre y José Rementeria, es utilizada como doble mano.
"Esa arteria no tiene la capacidad para cumplir esa función. Además suben y bajan camiones.
Acá a la mañana vienen muchos alumnos que son los más chiquitos y cuando intentamos reiniciar el ciclo lectivo se nos complicó la salida. Además se sigue deteriorando la calle Rementeria porque la calle cada vez está más hundida", detalló Lancaster, señalando que el canal evacuador tampoco tiene barandas.
Ante esta situación, durante esos días pocos que se reiniciaron las clases, los docentes se vieron en la obligación de oficiar como inspectores de tránsito para evitar que haya un accidente.
Por todo esto decidieron suspender las actividades. Ahora la incertidumbre es saber cuándo se podrá reiniciar el ciclo lectivo. “Queremos que encausen los afluentes cloacales, pedimos a la Cooperativa que nos ayude. Desde que paso todo esto no hemos visto a nadie trabajar frente a la escuela, solo Obras Públicas y el Ministerio (de Educación) que nos ayudaron a reparar el techo, las instalaciones eléctricas, y la calefacción. Pero adentro del canal hay un tronco gigante, chapas, un armario. Es un riesgo tremendo y no vemos a nadie trabajando”, lamentó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico