En la última década mataron a 19 mujeres en Comodoro Rivadavia

Desde el asesino que le asestó 16 puñaladas a Rosa Cárdenas, en 1922 en La Loma -cuando ella acompañada por un policía intentaba retirar pertenencias que el hombre no le quería entregar luego de una relación signada por la violencia-, hasta la masacre cometida por Osvaldo Soria en Kilómetro 8 -quien mató a la madre, un hermano y la hija a su ex pareja con el solo objetivo de hacerla sufrir-, los femicidas han teñido de sangre la historia de Comodoro Rivadavia. Hoy se reclama mayor presupuesto para que un equipo interdisciplinario entre en acción frente a cada denuncia de violencia de género o violencia intrafamiliar para prevenir tragedias.

Hace 94 años en Comodoro Rivadavia una mujer era asesinada de dieciséis puñaladas. En La Loma, sobre la ladera del cerro Chenque, Eufemio Medina Peralta se convirtió en uno de los primeros femicidas de esta ciudad, aunque entonces no existía esa figura legal. Es que asesinó a sangre fría a Rosa Cárdenas, una mujer que se había cansado de sus maltratos. Lo hizo con alevosía y frente a un agente de la policía. El hombre no soportó que la mujer intentara dejarlo.

El viernes 5 de mayo de 1922 en una pequeña habitación situada en la parte alta del pueblo, Rosa (26), de nacionalidad chilena, quedó con su cuerpo bañado en sangre arriba de la cama después de las dieciséis cuchilladas que le asestó su concubino.
Medina, un hombre de 30 años de nacionalidad argentina, estaba dispuesto a todo. Según relataron sus vecinos a la policía, la pareja protagonizaba frecuentes discusiones, pero luego cuando Medina empezó a agredirla físicamente, Rosa optó por separarse.
De ese modo, después de almorzar se presentó a la comisaría del pueblo. Ya su acto de denunciar ante la policía el maltrato por parte del hombre era todo una osadía para esa época en donde el sistema patriarcal estaba más que acentuado.
El honor, en la sociedad debía ser siempre resguardado ante los ojos de los demás. En la comisaría pidió por favor que un agente de policía la acompañara hasta su habitación para retirar sus mudas de ropas y algunos objetos que tenía allí, dado que Medina se negaba a entregárselos.
Un policía la acompañó, pero cuando llegó al domicilio y pasó por la puerta de entrada de la habitación, Medina estaba agazapado en la oscuridad, al acecho de su víctima. El asesino cerró la puerta y se le abalanzó sobre Rosa a quien le asestó puñaladas en todo el cuerpo. El policía ni nadie lo pudo impedir. Estaba decidido a terminar con la vida de Rosa, a quien consideraba su posesión.
El criminal escapó corriendo por detrás de la habitación y se alcanzó a esconder en un galpón de los mataderos. Allí lo detuvieron el comisario Guillermo Schultz y el oficial Marcelo Bagnasco.
Medina declaró entonces que había ingerido tres pastillas de bicloruro de mercurio buscando quitarse la vida. Fue hospitalizado y lograron salvarle la vida.
"El crimen que damos cuenta produjo en el pueblo viva excitación (...)", publicó en una crónica de la época el diario El Chubut.
Los vecinos aplaudieron a los efectivos de la Policía de Territorios Nacionales cuando detuvieron al asesino. Pese a que la víctima les había indicado su temor de que algo le ocurriese algo al intentar buscar sus cosas en la habitación, ninguna autoridad pudo prevenir lo que sería uno de los primeros femicidios de esta ciudad.
Casi un centenar de años después, en Comodoro Rivadavia y en el país entero, matar por la condición de mujer por no aceptar la pérdida de poder frente al conyugue o pareja, continúa tiñendo las páginas de los diarios con sangre.
Décadas atrás informados por la Policía y tratados por la Justicia, como crímenes pasionales, hoy la figura del femicidio comienza a quedar acentuada y los responsables pueden llegar a ser sentenciados con reclusión o prisión perpetua, después de la modificación del artículo 80 de homicidios agravados, con el agregado del inciso 11.
A Medina –que se quiso suicidar y no pudo- la justicia letrada del Territorio Nacional del Chubut le llegó rápidamente y lo condenó a reclusión perpetua, accesorias legales y costas por el delito de homicidio de Rosa. La Cámara Federal de Apelaciones de La Plata y la Corte Suprema confirmaron la sentencia en 1923.
Hoy lo que buscan las movilizaciones por el centro de esta ciudad cada vez que matan a una mujer es la concientización de las autoridades y población en general en busca de prevenir este tipo de crímenes que siempre muestran una luz amarilla antes de llegar de llegar a rojo.

DIECINUEVE VICTIMAS EN DIEZ AÑOS
En la última década, desde el 30 de octubre de 2006 –cuando se implementó el nuevo Código Procesal Penal- hasta el 23 de setiembre del 2016, se han cometido 19 homicidios de mujeres en Comodoro Rivadavia. Desde que se ha implementado la nueva figura hasta el momento no hay condenados por femicidios. Dos de ellos, Horacio Atay y Osvaldo Soria, se suicidaron antes de que fueran detenidos.
En los registros de Letra Roja hay mujeres asesinadas por robos, víctimas de proyectiles perdidos en los barrios, bebas que fallecen recién nacidas al ser abandonadas en el basural y mujeres asesinadas por hombres que no soportaron la separación de sus ex parejas.
Cada 36 horas hay una mujer asesinada en la Argentina. Lucrecia Falon, de la Multisectorial de Mujeres de Comodoro Rivadavia define que los femicidios se deben a una concepción dentro de un sistema social patriarcal en donde tiene que haber un dominio. Cuando el hombre pierde ese dominio y la mujer decide cortar la relación, el femicida puede llegarla a hacer sufrir hasta incluso matando a sus hijos con tal de tener el control.
Para Falon ese control de posesión del varón sobre la mujer se aprende desde chico y los crímenes no tienen solo un móvil emocional sino cultural.
"No es una cuestión de amor, de emoción violenta, de lo que lleva a matar un hombre a una mujer, el hecho de matar por el solo hecho de ser mujer cambia el paradigma para entender que no es un homicidio común, que es violencia de género, matar a una persona por que no quiere ser sometida" explica Falon.
Para la Multisectorial debe haber un abordaje integral, bajo un plan nacional y todas las organizaciones sociales deben intervenir de una manera articulada. Se exige mayor presupuesto de parte del estado para proveer de profesionales que aborden de manera integral a la víctima de violencia de género o familiar.
A continuación se detallan las 19 mujeres víctimas de homicidios en Comodoro Rivadavia durante la última década, según registros de este diario.

SANGRE DE MUJER
- Irma Iris Martínez (47)
fue apuñalada el 23 de julio de 2009 al menos seis veces cuando se encontraba recostada en su cama junto a sus cuatro hijos en su vivienda del pasaje Río Chubut del barrio Newbery. El autor fue Wenceslao Alonso González Vejar. En octubre de 2010 fue condenado a la pena de prisión perpetua, pero en 2011 un tribunal colegiado en el juicio de cesura le redujo la pena a 10 años de prisión.

- Eliana Andrea Epulef (24) fue alcanzada por un disparo el 15 de marzo 2010 en la puerta de su casa en la calle Eva Duarte del Máximo Abásolo. Se condenó a Celestino "Pollito" Vera. Después de 5 años del crimen, la Sala Penal del Superior Tribunal de Justicia le confirmó la sentencia de primera instancia de 10 años y 8 meses de prisión.

- Celeste Daniela Colivoro (27) murió el 20 de marzo 2010 tras 21 días de agonía en el Hospital Regional. Había sido herida el 27 de febrero al quedar en medio de un enfrentamiento armado entre dos bandas del barrio San Martín.

- Sonia Díaz (68) comerciante asesinada el 18 de diciembre 2010 de dos disparos en la cabeza durante un robo. Homicidio impune.

- Beba recién nacida. Hallada muerta el 27 de octubre de 2011 en el basural municipal.

- Muriel Bareilles (32)
asesinada el 12 de febrero 2012 sobre la calle Díaz Vélez del barrio Moure. Belén Silva le dio diez puñaladas. La agresora fue condenada a 8 años de prisión por homicidio simple y actualmente se encuentra prófuga.

- Ana María Molina (40) falleció el 9 de marzo 2012 después de agonizar desde la noche del sábado 21 de enero. Fue herida de un disparo en Lisandro de la Torre y La Plata. Iba como acompañante a bordo de un Peugeot 206. El acusado Martín "Casate" Vargas fue capturado este año después de estar prófugo desde 2012. Estaba detenido en un penal bonaerense con identidad falsa.

- María Hilda Cárdenas (81) fue asesinada el 26 de junio de 2012 en Sarmiento 2.512, en el barrio Las Flores. Los asesinos la ataron de manos y la tiraron sobre su cama donde la estrangularon con una soga. El caso está impune.

- Daniela Flores (26) fue asesinada el 27 de enero de 2013. El autor fue su pareja Segundo Vargas, quien le asestó un profundo corte en el cuello y otro en el pecho. Fue condenado a 20 años de prisión y tras la impugnación de la sentencia la Cámara Penal en 2014 le disminuyó la pena a 12 años.

- Yasmin Chacoma (11) el sábado 14 de setiembre de 2013 fue abusada sexualmente y estrangulada con un cordón de sus zapatillas en el descampado del predio de LU4. El violador Miguel Ángel Pallalaf, quien estuvo prófugo, fue capturado 4 de febrero de 2014 en Puerto Madryn y fue condenado a prisión perpetua. En la causa existe un segundo ADN de otro sospechoso que está incompleto.
- Nélida Silvia Rodríguez (78) fue asesinada el 4 de diciembre 2013 en su domicilio de las calles Alvear y Bouchardo, en la zona de La Loma en medio de un robo. La mujer fue torturada para entregar dinero.
- Katherina Ortellado (16) fue alcanzada por un disparo en la cabeza en la medianoche del 26 de enero de 2014 en Polonia y Cospi del San Cayetano. Homicidio impune.

- Norma Juana Curiqueo (62) docente que el 10 de noviembre de 2014 recibió dos disparos mientras servía la cena a su marido y su hijo, con los que vivía en Marinero López 2.792 del barrio Isidro Quiroga. El ataque estaba dirigido a su hijo. El autor Sergio Sebastián "Checho" Flores fue condenado el año pasado a 8 años de cárcel durante un juicio abreviado.

- Anahí Tamara Copa (21) fue asesinada el 8 de diciembre de 2015 mientras amamantada a su bebé en su casa lindante a la de la familia Nieves. Un grupo rival de esta conflictiva familia en busca de balearle la vivienda mató a Copa, víctima inocente. Pablo Soto y Diego Serrano fueron condenados. La Cámara Penal les confirmó 13 años de pena para Soto y 11 para Serrano.

- Daniela Farías (38) fue apuñalada por su ex pareja Horacio Atay el 23 de marzo de 2016 a las 23:30 en la calle Saavedra y Vélez Sarsfield. Agonizó en el Hospital Regional, donde falleció el viernes 25 de marzo a las 19. La misma noche del ataque, a las 23:50, Atay completó el tanque de combustible de su Renault Sandero y se fue a Bahía Blanca donde fue encontrado ahorcado el 28 de junio en el departamento que alquilaba. Había dejado una agenda, teléfonos celulares y otros elementos que fueron entregados por la policía de Bahía Blanca a sus familiares. Todas las pruebas se perdieron. Los investigadores no saben todavía quién lo ayudó a escapar y mantenerse prófugo. Farías estaba embarazada de su actual pareja al momento de ser asesinada por su ex.

- Beba recién nacida.
Fue hallada muerta el 10 de mayo de este año en el basural municipal.

- Valeria Nicol Palma (21). Fue asesinada por su pareja el sábado 27 de agosto de este año en un inquilinato de Ignacio Rucci 2083 del Máximo Abásolo. Tras una discusión Mario Alberto Díaz (23) tomó un martillo y la golpeó en el rostro, cráneo y otras partes del cuerpo. Un vecino le quitó el martillo, pero el hombre siguió su agresión con una plancha y un cuchillo. Cuando llegó la policía seguía masacrando a la mujer.
El delito fue calificado como homicidio agravado por el vínculo y femicidio, en los términos de los artículos 80, incisos 1 y 11; y 45 del Código Penal, lo cual conlleva a la prisión perpetua. El imputado está bajo prisión preventiva.

- Lidia Peralta (54) y Yasmín Espinoza (14). Madre e hija de Fabiana Contreras fueron asesinadas por el prefecto Marcelo Osvaldo Soria (45) con su pistola reglamentaria. El femicida mató también a Gustavo Contreras (26), hermano de su ex pareja e intentó lo mismo con el hijo de ella Lautaro Espinoza (16) que sobrevivió a tres balazos en su cuerpo. Soria se suicidó frente a sus hijos. Según informaron desde el Ministerio Público Fiscal, la masacre que cometió encuadraría en la figura de femicidio vinculado, porque mató a los familiares directos de su ex pareja a la que dejó viva para causarle sufrimiento.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico