En la última semana se registraron cinco casos de violencia de género en Comodoro

El primero de ellos se registró cuando, según la denuncia policial, Luis Alberto Reales increpó a su ex pareja para pedirle explicaciones por la separación. El miércoles un habitante del barrio Bella Vista Norte fue denunciado de haber abusado sexualmente de una chica de 14 años. Ese mismo día Rosa González Esparza denunció agresiones por parte del integrante de la Policía Comunitaria, Luis Varas. Y en la madrugada del viernes, Oscar Ñancupel fue detenido por agredir a sus familiares. A ello se suma el episodio de ayer en el barrio Abásolo.

Así, los casos de violencia de género fueron una constante durante las últimas semanas en Comodoro Rivadavia. El primero de ellos ocurrió el sábado 22, a las 9:30, en el barrio José Fuchs cuando Luis Alberto Reales llamó a su ex pareja para decirle que su hijo tenía fiebre. La mujer llegó al domicilio de su ex y, según la denuncia, Reales comenzó a increparla y amenazarla para que le diera explicaciones por la separación.
La mujer comenzó a pedir auxilio con fuertes gritos y fue socorrida por un móvil de la Seccional Tercera que patrullaba por el lugar. Al intervenir, Reales agredió a los uniformados y se trenzó en lucha con un policía al que lesionó en un antebrazo por lo que fue reducido y detenido.
En consecuencia, la joven radicó la denuncia por violencia de género.
Otro de los casos que se registró, se produjo el miércoles 26 cuando un habitante del barrio Bella Vista Norte fue denunciado de haber abusado sexualmente de una chica de 14 años a quien manoseó en sus partes íntimas.
En consecuencia, los habitantes del lugar se reunieron frente a la casa del individuo -identificado como Gabriel Opazo- con la intención de incendiársela. Mientras, la mujer del sujeto entregó dos armas de fuego en la Comisaría Laprida. La familia del denunciado efectuó a la vez una contradenuncia por incitación a la violencia contra quienes intentaron lincharlo.
El mismo día Rosa González Esparza denunció a integrante de la Policía Comunitaria, Luis Varas de haberla agredido porque pensó que le había rodado una suma de dólares.
Gómez Esparza cuidaba desde 2014 a la madre del denunciado que tiene 82 años y según la denuncia radicada en la Seccional Segunda, Varas la arrastró de los pelos por la casa, le cortó una mano con un cuchillo, la manoseó y revolvió la vivienda en busca del dinero. También afirma que 20 minutos después regresó y se disculpó porque había encontrado los dólares.

ATAQUE A LA FAMILIA
Asimismo, durante la madrugada del viernes 28, Oscar Ñancupel fue detenido tras protagonizar una madrugada de furia. Según se informó, su hermana se comunicó con efectivos policiales de la Seccional Cuarta para alertarlos que estaba golpeando a su madre de 78 años a quien había encerrado en un baño. De acuerdo a la policía, la madre se había negado a darle plata para que siguiera tomando.
La mujer quedó golpeada en el suelo y en estado de shock. Mientras, Ñancupel lejos de calmarse le asestó un botellazo en la cabeza a su hermana y cuando llegó la policía recibió al patrullero 653 arrojándole todo tipo de elementos desde lo alto de una terraza. Les tiró bloques, sillas y hasta una mesa.
El patrullero sufrió el destrozo del parabrisas y sus ocupantes, dos suboficiales, sufrieron algunas escoriaciones y traumatismos. El hombre finalmente fue reducido y quedó a disposición de la Justicia, mientras que su hermana fue hospitalizada debido a los traumatismos.
Ñancupel recuperó la libertad el mismo viernes ya que la familia no realizó la denuncia.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico