En Laprida, los vecinos siguen hablando de la antena

En la plaza Catamarca del barrio Laprida se realizó ayer una charla informativa sobre "Radiaciones electromagnéticas" que generan las antenas de celular. En ese sector su instalación fue rechazada por los vecinos y revisada por el municipio, que solicitó a la empresa de comunicaciones que busque otra ubicación.

El abogado Mauro Crespillo, nacido en Comodoro Rivadavia, explicó ayer a los vecinos de Laprida los inconvenientes que las antenas de telefonía celular pueden generar a la salud, si es que las mismas no se colocan de la manera y en los adecuados.
Los vecinos invitaron al profesional, especialista en el tema, a dar esta charla que generó un buen marco de público, en un barrio que se movilizó en contra de la instalación de una antena en su plaza y que logró, con la participación del municipio, que la misma se reubique en otro lado.
Antes de la charla, y luego de remarcar que había llegado al lugar como vecino, el abogado explicó a El Patagónico que la idea era "brindar información para que el vecino sepa qué es lo que puede pasar cuando una antena no se instala en el lugar que corresponde. Todos queremos estar comunicados, de eso no hay dudas, pero también hay que ponderar la salud".
El abogado mencionó estudios "científicos serios" que "son suficientes para demostrar el problema de salud que generan las antenas de telefonía celular, porque las mismas producen radiaciones electromagnéticas. Es necesario que se aplique aquí el derecho precautorio, y lograr que se hagan las cosas como corresponden", sentenció.
Cuando se le preguntó sobre a qué distancia de un núcleo urbano se debe colocar una antena de este tipo, el profesional aseguró que "esto no es matemático pero, como mínimo, debe haber 1.000 metros. Eso es una distancia prudente. Seguramente se tendrá que gastar más, pero la colocación debe hacerse dónde y cómo corresponde", sentenció, considerando que "los vecinos tienen que tener toda la información, y esto es lo que hoy les estamos brindando".

NO SE CONOCE EL NUEVO LUGAR
El último 2 de febrero, luego de que los vecinos de Laprida manifestaran su preocupación por la instalación de una antena de telefonía celular, el municipio escuchó el pedido efectuado por los mismos y solicitó a la empresa de telefonía Claro que busque otro lugar más apto para su colocación.
Cabe recordar que los vecinos ya habían rechazado la instalación de esa torre en julio de 2016. Sin embargo, pese a ese rechazo, en las últimas semanas la empresa había comenzado a realizar los trabajos para colocar la antena en la plaza, donde los vecinos se autoconvocaron y lograron detener la tarea.
De esta forma, en esa reunión realizada con el municipio se acordó que la antena no se instale en ese lugar, pero aún resta saber cuál será el sector elegido y asignado, y a que distancia estará.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico