En las carnicerías aseguran que los precios se mantienen tras el aumento de diciembre

Los cortes tradicionales hoy superan los $80 con precios que alcanzan hasta los $190 y un promedio que ronda los $160. Según indicaron en las carnicerías de Comodoro Rivadavia consultadas por El Patagónico, durante las últimas semanas se registró una leve disminución de los valores mayoristas que casi no impactó en el producto en mostrador. Los clientes, mientras tanto, esperan resignados nuevos aumentos. Tienen pocas esperanzas de que haya algunas bajas.

En Comodoro Rivadavia el costo de un kilo de carne supera en los cortes más económicos los $80 el kilo y entre los más cotizados llega a $195 en el caso del lomo, $175 el matambre, $179 el vacío, $165 la colita de cuadril o $145 en el bife angosto, en el caso de novillo o ternera.
Los valores, según explicaron desde un frigorífico consultado por El Patagónico, superan en un 30% promedio al precio de distribución, aunque hay casos en que puede variar entre un 25% y hasta un 45% según el barrio, lugar y por supuesto la carnicería.
De esa forma, luego del aumento registrado en las últimas dos semanas de diciembre, el cual rondó un 30 por ciento, en el primer mes del año el precio de las carnes se mantuvo y en unos casos hasta disminuyó pero en cifras mínimas.
Así lo ratificó en su caso Eladio Abel Jones, de carnicería Don David, que trae carne desde Sarmiento. "En estas últimas semanas se mantienen los precios y nosotros aumentamos solo un 15% en diciembre", resumió.
"Hoy un asado con carne y chorizos sale $500, algo chiquito. Pero la carne que trabajo yo son todos animales chicos, entonces es más cara, no traigo animales grandes que los podés vender más barato", admitió y marcó una clara sentencia: "creemos que va a aumentar, liberaron todos los precios, no podés esperar otra cosa".
Esta carnicería vende el cordero a $110 el kilo, y el capón a $70. Tal como señala Jones es un poco más caro que otras carnicerías, como las de la sucursal céntrica de la cadena "Hermoso", donde el kilo de cordero cuesta $97 y el capón $46, según explicó Cristián, su encargado.
"Acá aumentó el año pasado, pero ahora no aumentó. Los clientes ya ni preguntan, compran lo justo y necesario", contó el carnicero, quien señaló que hoy un asado puede costar por lo menos $400 pese a que de diciembre a hoy bajó un 10 por ciento.
Sin embargo, más allá de la parrilla hoy los altos valores también impactan en el kilo de chuletas que se puede encontrar a $189, e incluso hasta en la carne picada que ronda los $90 promedio.
Para darle pelea a estos valores, desde las carnicerías presentan diferentes ofertas y alternativas, como el caso de "Malvinas Sur" que ofrece dos kilos de milanesa de pollo o carne a $200.
Para los consumidores todas las opciones son valederas, incluso hasta viajar hasta el centro para encontrar precios más baratos, tal como dijo que hace María quien ayer compraba en la sucursal céntrica de "Hermoso" tras haber llegado desde el barrio San Martín.
"No se puede comprar, está todo caro, no sé qué vamos a hacer. Yo soy jubilada y qué hacés con $5.000, ni quince días te duran. Acá están más o menos los precios, tenés que tomar colectivo o remís, pero en el barrio te sacan la cabeza. Es un sacrificio, pero tenés que caminar no queda otra", contó indignada.
Laura Romero, quien vive en el Centro, tiene una opinión similar. "Yo no lo noto tanto porque comemos más verduras, pero la gente y mi esposo comentan que sí, que está caro y que ni asado ya se puede comprar ahora", contó la mujer quien llegó desde Colombia y considera que el "argentino come mucha carne y poca verdura y poca fruta".
La apreciación de Laura parece ser certera ya que más allá de los precios el consumo no para, aunque algunos clientes también eligen otras opciones como la carne de cerdo que ofrece una variedad de cortes más económicos, y se presenta como más sana y tierna.
"La gente cada vez lo elige más. Nos dicen que es porque es más barata que la carne de vaca, más sana, y muy rica. De a poco van conociendo más la carne y eligiéndola", contó Soledad, cajera de la sucursal céntrica de "Granja Porcina".
Este local, que vende en forma exclusiva carne de cerdo, en las últimas semanas tuvo una baja de precios del 10%. Es que según explicó tras el incremento general de diciembre, el cual alcanzó el 30%, las ventas disminuyeron y al disponer de producción propia en un campo de Dolavon eligieron priorizar la venta antes que el valor lo que motiva a los clientes. "La gente está contenta. Nosotros le informamos que bajó un 10 por ciento, y están contentos porque hoy en día todo sube, nada baja", resumió Soledad.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico