En las fiestas populares difunden prevención con el programa "Consumo Responsable: Diversión Cuidada"

La propuesta concreta de acciones de prevención, reducción de daños y promoción de la salud, potenciando la accesibilidad y fomentando la cultura del consumo responsable en los eventos sociales masivos.

Un trabajo coordinado entre distintas áreas del Ministerio de Salud del Chubut continúa participando activamente de las fiestas populares de la cordillera con la iniciativa de prevención "Cuidado Responsable: Diversión Cuidada". En febrero, el programa sigue en El Maitén, Lago Puelo y Esquel.
Las tareas del Ministerio son a través del Centro Integral de Tratamiento de las Problemáticas del Consumo (CIT) de Esquel, dependiente de la Dirección Provincial de Prevención y Asistencia de las Adicciones, y el Area Programática de Salud Esquel. Ya estuvieron en el Hoyo, Epuyén, Río Percy, Trevelin y Cholila.
El proyecto que impulsa la cartera de Salud parte de reconocer que existe el consumo de sustancias y que es necesario que las personas tengan herramientas para saber cómo cuidarse a sí mismas, en un enfoque de reducción de daños, ante situaciones que pueden volverse problemáticas.
"Las Fiestas Populares permiten trabajar con marcos de cuidado, ayudando no sólo a las personas intoxicadas y a su entorno, sino a la desnaturalización y cuestionamiento de las prácticas de consumo de alcohol y otras sustancias", dijo la coordinadora del CIT Esquel, Sol Zignago.
"Se trata de acercarnos, conversar, compartir medidas y consejos que permitan tomar conocimiento de situaciones que pueden volverse conflictivas, sin juzgar a las personas", indicó.
Además del stand de información, en caso de consumo exacerbado o situaciones de intoxicación en las fiestas, los equipos de salud brindan un espacio de hidratación y cuidado, donde la persona puede estar tranquila y acompañada, sin necesitad de alejarse o perderse el evento.
En este sentido, el psicólogo Sebastián Biondo, del equipo del CIT Esquel, considera que el proyecto de prevención del consumo de sustancias es novedoso, pues implica que la gente confíe sin sentirse juzgada, desnaturalizar prácticas culturales, compartir consejos y brindar un espacio de mayor cuidado en el compartir festejos.
"Es clave asumir que la responsabilidad de cuidarnos es de todos, desde los mismos organizadores hasta las personas que asisten, para empezar a identificar y generar espacios de cuidado ante el consumo de sustancias", manifestó el psicólogo. La iniciativa se presenta como una experiencia para avanzar en el trabajo asistencial en situaciones de intoxicación.
"Se afianzan líneas de trabajo interdisciplinario, se fortalece la comunicación con los servicios y espacios, apuntando a un tratamiento integral según la singularidad de cada situación. Entendemos que es necesario este trabajo previo, tanto con la comunidad como entre el equipo de salud", agregó Biondo.

BUENA RECEPCION
Por su lado, los referentes del CIT Esquel precisaron que la población con la que trabajan en las fiestas populares es muy amplia. "La recepción de la gente es positiva, amable, interesada y agradecida. Las comunidades consideran muy importante la presencia del sistema de Salud en estos eventos", comentó Zignago.
Además, la coordinadora del CIT Esquel destacó "el abordaje integral y mancomunado que se genera con los equipos de salud de los hospitales rurales de cada localidad, comprendiendo que los servicios de salud no son entes separados y deben abordar la integridad psicofísica de las personas".

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico