En las pescaderías también se hizo sentir la crisis y bajaron las ventas

Como tradicionalmente sucede todos los años en Semana Santa, la gente concurre más que de costumbre a las pescaderías. Sin embargo, en los distintos comercios reconocieron que disminuyó en comparación al año pasado. En tanto, los clientes aceptaron que los precios también variaron, siguiendo el incremento que impone la devaluación.

El filet de merluza sigue siendo lo más pedido por tradición, gusto y precio, siendo el pescado más económico que se pudo encontrar en las pescaderías de Comodoro Rivadavia que ayer vivieron una vez más el típico panorama de Semana Santa.
Las filas de compradores llegaron incluso hasta afuera de los locales, con largos minutos de espera y un movimiento continuo que obligó a atender en horario corrido.
Sin dudas las ventas fueron buenas, con el habitual crecimiento que se registra todos los años. No obstante, la crisis que vive el país también golpeó en este ítem y algunos lo sintieron con más fuerza.
Una de ellos fue Natalia Morantes, propietaria de la pescadería que está ubicada en la zona de Rivadavia y Pellegrini. “Las ventas en proporción del año pasado vienen flojas. Bajaron bastante; no sé el porcentaje, pero el año pasado si comparamos el miércoles con este último, hubo una diferencia del 50%”, reconoció, aduciendo la baja también a la competencia que generan vendedores callejeros que recorren la ciudad.
En su caso, los clientes optaron por comprar falso atún, cornalitos, róbalo, calamar y por supuesto el tradicional filet de merluza como primera opción, tal como hizo Mónica. "Compré filet; está a 107; pensé que podía estar un poco más y si estaba más no lo iba a comprar, pero vine hace dos semanas y estaba al mismo precio”, reconoció la vecina del barrio José Fuchs que compra por tradición.
Similar fue la situación en Patagonia Frutos del Mar, pescadería ubicada sobre la avenida Kennedy al 2,000, donde “hubo la mitad del movimiento del año pasado”, según explicó Vivian Rosado, su propietaria.
"La gente cuida el mango como nunca; o sea hubo menos gente y menos volumen de venta, sumado a menor variedad de especies como producto de los últimos años de sobrepesca”, detalló al ser consultada sobre cómo vivieron el miércoles previo al Jueves Santo y las primeras horas de lo que fue el inicio del fin de semana largo.

PRECIOS ALTOS
Diferente era el panorama en la pescadería La Atlántida, ubicada en la calle 13 de Diciembre, donde las principales ventas fueron maricos, explicó Mónica, quien sostuvo que las ventas se mantuvieron y que la gente eligió las cazuelas y las paellas por encima del pescado.
"Trabajamos bastante bien toda la Semana Santa; está más o menos como el año pasado. Desde la nueve de la mañana ya había gente esperando afuera y en nuestro caso atendemos corrido hasta las diez de la noche”, explicó la comerciante, mientras continuaba atendiendo al público y la fila de gente se extendía hasta afuera del local.
Más allá de las perspectivas, los precios en las pescaderías siguen el ritmo de la economía. De esta forma, oscilan entre los $90 y los $330, encontrando el kilo de calamar tubo a $140; el filet de merluza entre $90 y $110; el lomo de atún a $105; el filet de abadejo en $205 y el filet de salmón rosado a $305.
Es que, tal como dijeron Carlos y Nely, dos vecinos del barrio 9 de Julio que compraron “un poquito de todo” en pescadería La Atlántida el aumento de precios llegó a todos lados. “Todo aumentó, está todo igual. Nosotros solo elegimos este lugar por calidad y atención”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico