En Las Torres hay dos edificios sin gas por una falla en la cañería central

Es en la I y la II donde Camuzzi retiró los medidores. El año pasado había sucedido algo similar en la III.

Un desperfecto en la cañería central que provee de gas a Las Torres, el histórico complejo habitacional del barrio Cívico, está provocando severos problemas a los vecinos que viven ahí. Una inspección de Camuzzi Gas del Sur terminó con el retiro de todos los medidores en las torres I y II, por lo que los edificios están sin calefacción.
Los consorcios están analizando el tema a la vez que escuchan la bronca de los inquilinos. Ayer a las 18 hubo una reunión formal en la Torre I y a las 20 le tocaba a la Torre II. "Resolver pasos a seguir para recuperar conexión de gas" era uno de los puntos del orden del día de la asamblea de la segunda torre.
"Corte de gas por pérdida en caño principal. Retiro de medidores por Camuzzi", decía un cartel manuscrito en la puerta de la Torre II que el portero prefirió retirar cuando vio al reportero gráfico de El Patagónico. Pero el imprevisto obligó a algunos vecinos a tomar medidas, hacerse la idea de colocar aparatos eléctricos, o incluso mudarse.
Los técnicos de Camuzzi explicaron que el deterioro de las instalaciones es de gran magnitud, puesto que hace 20 años que hay fallas en un complejo construido hace casi 30. La bronca es mayor cuando las soluciones propuestas consisten en reemplazar artefactos a gas por eléctricos, que representa un elevado costo del servicio.
La reunión de consorcio de la Torre I resolvía ayer a quiénes solicitarle presupuesto para la reparación del caño central que le corresponde, aunque todavía quedan pendientes las reparaciones particulares para adaptar las cañerías internas y los aparatos a los estándares que pide Camuzzi en la actualidad, gasista matriculado mediante.
El Patagónico reconstruyó el panorama por el que atraviesa Las Torres con el relato de los vecinos. Camuzzi desplegó la inspección con una decena de sus técnicos para analizar el caño central y revisar cada piso de las torres. El año pasado, la Torre III tuvo el mismo problema y hubo que cambiar todas las cañerías, terminando casi en invierno.
"A mí me aumentaron el alquiler el mes pasado y ahora no tengo gas. Encima tampoco anda el ascensor", se quejaba uno de los habitantes de la segunda torre al ser consultado por este medio. Otros vecinos se acercaron y dijeron que al menos esperan que el costo de la obra no se lo trasladen porque para eso pagan expensas.
Varios de ellos acusan la indiferencia de algunos propietarios que no previeron que el paso del tiempo podría provocar un problema como el actual.
Más de 70 departamentos por edificio involucran a varias familias que deberán buscar la vuelta junto a los propietarios para concluir las obras particulares y recuperar el medidor particular. Las tareas podrían llegar a durar hasta tres meses.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico