En Lufkin levantaron las medidas a la espera de llegar a un acuerdo el lunes

La situación de 80 trabajadores que recibieron el telegrama de despido es el tema de negociación. El conflicto se remonta a fines de marzo cuando llegaron los primeros avisos de despido y la posterior conciliación obligatoria que terminó el miércoles. Ayer se alcanzó una tregua hasta el lunes.

Los trabajadores de Lufkin, empresa dedicada a la fabricación de equipos para la industria petrolera, retomarán sus tareas con normalidad hoy aunque el lunes deberán estar alertas. En esa jornada, los representantes de la compañía y del sindicato tendrán una audiencia al mediodía en la sede Comodoro Rivadavia de la Secretaría de Trabajo para intentar llegar a un acuerdo por la situación de 80 despidos.
La retención de servicios alcanzó a las tres bases de Lufkin en esta ciudad. La empresa construye equipos de Aparato Individual de Bombeo (AIB) y su principal cliente es la operadora YPF, a quien el miércoles y jueves la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) buscó como intermediario en el conflicto.
"Hay buenas perspectivas porque reencauzamos un buen camino de diálogo, así que retomamos las tareas a la espera de la audiencia que se celebrará el lunes en Comodoro", indicó Carlos Laperchuk, secretario general de los metalúrgicos que anoche volvía a esta ciudad tras las gestiones en Buenos Aires.
Según indicó el sindicato de los metalúrgicos, YPF se compromete a adquirir 160 equipos de Lufkin para reactivar el movimiento en las bases de Comodoro, alicaídas por la crisis petrolera. Sin embargo, la conciliación obligatoria es tan solo por tres días -ayer, hoy y el lunes-, por lo que se mantienen en alerta hasta que finalice la audiencia.
UOM denunció que Lufkin quiere dejar un solo turno en actividad para esta ciudad por la menor cantidad de demanda que tienen las operadoras petroleras de AIB. Una empresa que supo tener tres turnos con mucho trabajo pasó a dos a fines del año pasado y con estos 80 despidos la situación apunta a sostener solamente un turno con menos de 80 trabajados que quedarían en las bases.
Los operarios habían aceptado un registro de retiros voluntarios donde llegaron a un acuerdo 50 de ellos. Pese a ese arreglo, la relación de Lufkin y la UOM desmejoró y llegó al punto de los despidos. A fines de marzo iniciaron las medidas de fuerza y el 1 de abril lograron la conciliación obligatoria que venció el miércoles.
Ese mismo miércoles hubo una mesa de negociación que no concluyó bien. Los representantes empresariales cortaron el diálogo y el sindicato retomó las medidas de fuerza en las bases comodorenses.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico