En medio de manifestaciones, comienza hoy la Cumbre Mundial sobre Cambio Climático

Las naciones que estarán representadas en la capital francesa tienen como objetivo acordar un pacto que gestione el proceso mundial de descarbonización para que la temperatura del planeta no supere los peligrosos 2 grados a finales del siglo XXI.

Representantes de 195 países participarán a partir de hoy en París, y por el lapso de dos semanas, de la Cumbre Mundial sobre Cambio Climático, encuentro en el que Argentina ratificará su predisposición a reducir en un 30 por ciento en 15 años la emisión de gases causantes del efecto invernadero (GEI) "pero sin renunciar al crecimiento económico con inclusión".
Así lo establece el informe que la Argentina presentó en forma previa a la Cumbre ante la Secretaria de la Convención Marco de las Naciones Unidas para el Cambio Climático (CMNUCC), donde también se hace referencia a la "necesidad de contar con apoyo" de los países desarrollados para "hacer frente a las consecuencias del cambio climático" como son las inundaciones o las sequías.
Desde la revolución industrial hasta hoy, la quema de combustibles fósiles como el petróleo, el carbón y el gas liberó gases de efecto invernadero (CO2) a la atmósfera, aumentando la temperatura de la tierra y provocando una distorsión en el sistema climático global.
Los científicos advierten que si el aumento de la temperatura global supera los 2°C las consecuencias tendrían impactos económicos, sociales, políticos, culturales y ambientales en todas las regiones del mundo.
Señalan que el derretimiento de los glaciares y otras masas de hielos permanentes en todo el planeta pondrían en riesgo las más importantes reservas de agua dulce del mundo y causarían la crecida del nivel del mar.
Otras consecuencias estarían dadas por el incremento de olas de calor, inundaciones y sequías, además de la expansión de enfermedades y el colapso de numerosos ecosistemas.
"Estamos en condiciones de asegurar que hasta el 2030 vamos a realizar una contribución con el apoyo de los organismos internacionales del 30% sin dejar afuera a nadie, sin dejar de crecer con nuestra industria y sin presentar números imposibles de alcanzar", dijo al presentar el secretario de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, Sergio Lorusso.
"En esta historia nosotros (Argentina) que somos los que estamos haciendo un aporte importante en el tema contribución somos los que menos emitimos. Desde que todo esto empezó hasta el protocolo de Kyoto, curiosamente, hay algunos países que no suscribieron y curiosamente son los que más emitieron; nosotros esperamos que estos países también se comprometan y también cumplan con sus metas. Porque este es un problema en el que todos tenemos responsabilidades pero diferenciadas", precisó Lorusso, en relación a los temas a debatir en la Cumbre de París .
Las naciones que estarán representadas en la capital francesa tiene como objetivo acordar un pacto que gestione el proceso mundial de descarbonización para que la temperatura del planeta no supere los peligrosos 2 grados a finales del siglo XXI, así como para colaborar en la adaptación a los impactos que producirá el cambio climático aún cuando no se supere ese límite.
El acuerdo, según reseñó un despacho de la Agencia EFE, entraría en vigor en 2020, tiene vocación de perdurar hasta 2050 y sustituiría la segunda fase del Protocolo de Kyoto, aunque a diferencia de éste, que sólo incluía a un grupo de países industrializados que representan el 11 % de las emisiones, el nuevo acuerdo incluye responsabilidades para todos los países y cubriría casi el 100 % de los gases.

PROTESTAS EN LA PREVIA
La protesta, convocada por grupos"AntiCop21", contrarios a la conferencia sobre el clima fue dispersada por la policía francesa con gases lacrimógeno. La concentración se llevó a cabo pese a la prohibición de organizar actos públicos en París, debido al del estado de emergencia que rige por los atentados terroristas en toda Francia.
La policía tomó el control total de la plaza con un gran despliegue de fuerzas antidisturbios listas para actuar, que minutos antes se habían enfrentado a unos centenares de manifestantes.
Los jóvenes, algunos de ellos enmascarados, habían arrojado piedras a la policía en protesta por la cancelación de la gran manifestación que ayer debía celebrarse y que fue prohibida, por motivos de seguridad, tras los atentados del 13 de noviembre.
Una cadena humana había empezado a formarse poco antes del mediodía parisino y se extendió a lo largo de varias avenidas y bulevares del este de la ciudad, desde la plaza de la República hasta la plaza de la Nación, en un recorrido de unos tres kilómetros.
Muchos de los asistentes llevaban pancartas en las que reclamaban una acción determinada de los responsables políticos para contener la subida de las temperaturas y para que haya solidaridad con los países más pobres para hacer frente a la necesaria adaptación a los efectos del cambio climático.
Sin embargo, tras la prohibición determinada por el gobierno a raíz de los atentados, la policía desplegó las unidades antidisturbios y allí comenzaron los enfrentamientos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico