En menos de dos semanas volvieron a balear a un comerciante del barrio Las Américas en un intento de robo

Dos delincuentes ingresaron ayer, a las 14, al comercio de Roberto García, en la extensión del barrio 30 de Octubre para exigirle dinero. El comerciante, que a la vez es referente vecinal del sector, se defendió arrojándole latas de legumbres que tenía cerca de él. Ante la reacción, uno de los ladrones disparó dos veces y una de las balas le perforó la pierna derecha a García. Pese a estar herido, junto a vecinos siguió al vehículo en que huyeron los autores. La policía, que había recibido el alerta, logró detener a uno de los sospechosos, identificado como Carlos Omar Olivares. El sábado 22 de abril, García había recibido un tiro en un brazo en otro intento de asalto donde se defendió con una botella.

Roberto García es comerciante y referente barrial en el asentamiento “Las Américas”, de la extensión del barrio 30 de Octubre. Su local es masivamente frecuentado por sus vecinos ya que es uno de los pocos comercios que continúa abierto en el sector. La mayoría cerró por situaciones de inseguridad.
Ayer, a las 14, García se encontraba atendiendo a un cliente cuando ingresaron dos personas y una de ellas sacó un arma de fuego y le exigió que se tirara piso. Sin embargo, García ofreció resistencia. “Yo agarré las latas de lentejas que tenía cerca y le empecé a tirar con todo", contó a El Patagónico.
Esto provocó que uno de los delincuentes disparara dos veces y uno de los tiros le causó al comerciante una perforación en la parte superior de la rodilla derecha. "Se ve que se asustaron porque el otro vecino que también estaba agarró una botella para defenderse", narró.
Los delincuentes escaparon a bordo de un coche Volkswagen de color celeste y García le pidió ayuda a uno de los vecinos del sector para perseguir a los ladrones. Así, comenzó una persecución por “Las Américas” mientras se daba alerta a la policía.
“El hombre que me ayudó, la verdad que nunca lo había visto y le voy a estar agradecido porque aun con sangre y todo, tuvo la voluntad para darme una mano”, destacó el comerciante.
Un móvil de la Seccional Tercera, en tanto, había recibido el alerta y se encontraba patrullando la zona hasta que en el semáforo que se encuentra en Polonia al 300, divisó un automóvil con las características descriptas.
Los efectivos dieron la orden para que el conductor detuviera su marcha, pero solo una persona bajó del rodado y arrojó un revólver calibre 22 debajo de un automóvil estacionado. Luego se tiró al piso y fue detenido en presencia de García. Al menos otros tres sospechosos alcanzaron a huir a bordo del coche sospechosos.

DOS ATAQUES EN
MENOS DE DOS SEMANAS
El detenido fue identificado como Carlos Omar Olivares y es residente de las "1008 Viviendas". Las autoridades no descartan que quienes huyeron en el vehículos sean los mismos que balearon a García doce días antes.
Olivares quedó alojado en la Seccional Quinta a la espera de la audiencia de control de detención.
En cuanto al arma secuestrada se detectó que tenía un cargador para ocho balas. Cinco ellas estaban cargadas y dos eran vainas servidas, lo que coincide con los dos disparos que se efectuaron al comerciante.
García fue atendido en el Hospital Regional, pero no quedó internado. Le efectuaron curaciones y por sus propios medios pudo asistir a presentar la denuncia.
Hay que recordar que García sufrió otro asalto armado el sábado 22 de abril cuando un delincuente ingresó a su comercio y lo amenazó con una pistola para exigirle la recaudación. El referente barrial intentó defenderse con un envase de cerveza que estaba vacío, pero el ladrón le gatilló tres veces hasta que el plomo salió y le perforó el brazo izquierdo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico