En México existe un oasis en la sierra alta

El Parque Nacional Basaseachi es el hogar de las dos impresionantes cascadas "Piedra Volada" y "Basaseachi", la más bella y por la cual la zona tomó el nombre. Hermosos paisajes acompañan la vista y la visita a ellos se torna aún más agradable gracias a los miradores y veredas estratégicamente diseñados.

Para aquellos que gustan de la naturaleza y los paisajes impresionantes, pocos sitios en México pueden equipararse al Parque Nacional Basaseachi que se encuentra en Chihuahua, a poca distancia del poblado minero de Ocampo, muy cerca del Estado de Sonora.
El parque nacional fue decretado el 2 de febrero de 1981, y cuenta con una extensión de casi 6 mil hectáreas. Su nombre proviene de la cascada considerada la más alta del país, con 246 metros de caída libre sobre la Barranca de Candameña, y forma parte de un imponente conjunto montañoso de la Sierra Madre Occidental. El parque posee otros atractivos como "La Peña del Gigante" y la cascada Piedra Volada.
Basaseachi es la cascada más interesante por su belleza y fácil acceso. Un hermoso ecosistema la rodea. Allí predominan pinos, encinos, madroños y juníperos. Hay bosques de coníferas con barrancas, arroyos y pequeños valles.
El clima es templado la mayor parte del año, con lluvias concentradas en los meses de verano, lo cual favorece que exista una mezcla de bosques de pinos y encinos.
La Barranca de Candameña, cuenta con las dos cascadas más altas de México, la ya mencionada Basaseachi y la de "Piedra Volada", por lo que también es conocida como "La Barraca de las Cascadas". La espectacularidad de estas caídas está en que por ejemplo, Basaseachi antes de precipitarse, el caudal del río aumenta con el aporte de dos arroyos, principalmente en la temporada de lluvias. El torrente crea un estruendo y una densa bruma. Es todo un espectáculo que admirar.
Existe un mirador en los bordes superiores de Basaseachi además de otros, como el llamado "Ventana" ubicado en la mitad del descenso. El más importante se encuentra cerca de la entrada principal y permite observar de manera directa la espectacular caída.
En el parque hay áreas destinadas para acampar, también se puede realizar montañismo y excursiones por los alrededores.
Quienes ya han visitado la zona aseguran que resulta gratificante realizar recorridos con total confianza, ya que hay veredas bien trazadas que comunican a todos los miradores, Esto facilita el contacto con la naturaleza para aquellos que buscan realizar caminatas. En todos los trayectos se tienen excelentes paisajes y vistas de la cascada, así como de barrancas con sus peñas y salientes rocosas. Es un excelente lugar para observar aves y otros animales en su ambiente natural. Si tienes suerte verás águilas, pájaros carpinteros, pavos salvajes, pumas, venados y zorros, además de linces, jaguares, mapaches, nutrias y jabalíes.

LA LEYENDA
Cuenta la leyenda que, antes de la llegada de los españoles a México, el rey Candameña gobernaba la Alta Sierra Tarahumara. Era muy protector de su hermosa hija, Basaseachi. Candameña impuso a sus pretendientes una serie de difíciles pruebas para ganarse el derecho de tener la mano de su hija. Su última prueba era tan difícil que todos los esposos potenciales murieron, y la inconsolable Basaseachi saltó al abismo. Un brujo local transformó su caída en una hermosa cascada que ahora es posible visitar. Corre el rumor que Candameña aún se asoma por el área en busca del cuerpo de su amada hija.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico