En Neuquén difunden una lista de recomendaciones para ahorrar energía

Se trata de maximizar el uso del servicio de gas y electricidad ante las bajas temperaturas. La propuesta está en sintonía con el reiterado pedido del gobierno para hacer un uso austero de la energía.

El gobierno de la provincia de Neuquén, a través del ministerio de Energía, Servicios Públicos y Recursos Naturales, emitió una serie de recomendaciones que apuntan a "el ahorro y uso eficiente de la energía es fundamental para el aprovechamiento de los recursos energéticos, el cuidado del medio ambiente y la economía familiar".

En este contexto se recuerda que en los hogares el gas se utiliza fundamentalmente para cocinar (12,5%), calentamiento de agua (25%) y calefacción (50%). El 12,5% restante lo consumen los pilotos de los artefactos, según un estudio del Instituto Argentino del Petróleo y el Gas. Por ello, las medidas que se adopten son fundamentales para el sistema energético.

RECOMENDACIONES PARA EL CONSUMO DE GAS:

* Apagar el horno un poco antes de que la comida esté lista. Esto conservará suficiente calor para terminar la cocción de los alimentos.

* Deje entrar los rayos del sol en su casa y aproveche una fuente de luz y de calor natural.

* La llama de los quemadores de los artefactos que funcionan a gas debe ser estable, silenciosa y de color azul intenso. Cualquier variación en estos parámetros puede indicar un mal funcionamiento y terminar en un consumo excesivo o incluso en un accidente.

* Para calentar más rápido y consumir menos gas conviene tapar los recipientes utilizados y calentar la cantidad que se va a usar. Evitar que la llama asome por el borde inferior de los recipientes.

* Sacar con anticipación del congelador los alimentos, así se evita consumir energía para descongelarlos.

* Utilice el horno sólo cuando tenga que preparar o calentar mucha comida. Se gasta menos energía cuando se usan las hornallas.

* Si durante la cocción alcanza el punto de ebullición, disminuya la llama lo suficiente para mantenerlo.

* Una medida sencilla y económica es instalar burletes en las aberturas, que reducen un 10% la fuga de calefacción.

* Calefaccionar ambientes hasta llegar a una temperatura mínima agradable (aproximadamente 20 grados centígrados). Bajando la temperatura en 1º C, se ahorra hasta un 10 % en su consumo.

* No utilizar el horno para calefacción: es peligroso, y además menos eficiente que una estufa.

* Si tiene calefacción central y siente demasiado calor no abra las ventanas, cierre la llave de los radiadores o ajuste el termostato de su caldera a una temperatura razonable.

* Uso del termotanque: regular la temperatura del aparato para no tener que mezclar agua caliente con agua fría.

* No dejar correr el agua caliente que no utiliza: derrocha gas, agua y abulta su factura innecesariamente.

* Ducharse en lugar de bañarse en la bañera ayuda a ahorrar energía y agua. Es más eficiente bañarse en la tarde durante la época de frío, ya que en la mañana la temperatura es más baja y se necesita una mayor cantidad de gas para calentar el agua.

* Nunca obstruir las ventilaciones ni los conductos de evacuación de los productos de la combustión. Toda combustión consume oxígeno y puede producir monóxido de carbono, que provoca accidentes fatales que en la mayoría de los casos podrían ser evitados.

RECOMENDACIONES PARA EL CONSUMO DE ELECTRICIDAD

* Apagar las luces innecesarias.

* Pintar las paredes y techos del hogar con colores claros; esto ayuda a aprovechar mejor la luz, tanto la natural como la artificial.

* Limpiar periódicamente focos y lámparas, pues el polvo bloquea la luz.

* Aprovechar la luz natural.

* No planchar en horas pico por la noche. Hágalo durante el día y planche la mayor cantidad de ropa posible de una vez. No deje la plancha enchufada innecesariamente. Desconéctela antes de terminar para aprovechar el calor remanente.

* Artefactos a control remoto gastan energía aun cuando están apagados. Desconéctelos.

* Cambiar las lámparas incandescentes por lámparas de bajo consumo.

* Cargue su lavadora a la máxima capacidad. Disminuya el número de veces que lava por semana.

* No colocar la heladera junto a fuentes de calor ni introduzca alimentos calientes. Descongelarla regularmente. En caso de rotura o desgaste, cambiar los burletes.

* Revisar los electrodomésticos. Compre electrodomésticos de bajo consumo de energía, informándose a través de sus etiquetas de eficiencia energética.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico