En Neuquén hablan de flexibilización mientras que en Chubut es rechazada

Sin avances en las negociaciones que el Sindicato de Petroleros Privados Chubut mantiene con YPF y Tecpetrol, en la cuenca neuquina el gremio que encabeza Guillermo Pereyra escucha planteos de las empresas para reducir costos en yacimientos no convencionales.

En la Cuenca Neuquina los trabajadores petroleros escuchan sobre la posibilidad de una adenda a su convenio colectivo para introducir cambios que reduzcan costos en tareas de explotación de rocas tight y shale. El planteo, que se encamina a ser aceptado por el gremio que en esa cuenca encabeza Guillermo Pereyra, moviliza a los sindicatos de Chubut y Santa Cruz, quienes rechazan esa posible flexibilización laboral.
Marcos Bulgheroni de Pan American Energy, Miguel Ángel Gutiérrez de YPF y Jean Marc Hosanski de Total se reunieron con un ex colega: el ministro de Energía de la Nación, Juan José Aranguren, quien fuera CEO de Shell, para tratar de avanzar con esa propuesta.
La misma preocupa en la Cuenca del Golfo San Jorge, donde evitan discutir con las operadoras cualquier plan de "redimensionamiento de la industria" ante precios del petróleo apenas tocando los 50 dólares por barril. A esto se suma el objetivo del Gobierno nacional de acoplar los precios internos a los internacionales en 2017.
El sindicato chubutense que conduce Jorge Ávila y el santacruceño que encabeza Claudio Vidal rechazaron cualquier plan de flexibilización en varias oportunidades. En agosto, ambos gremios y los cuyanos –convencionales y jerárquicos- firmaron una postura común contra la desregulación laboral.

RECHAZO
Ya los gremios de las cuencas San Jorge y Cuyo rechazaron cualquier cambio en el convenio colectivo que involucre lo que consideran la flexibilización de la industria. Mientras, entre los puntos propuestos por las operadoras y empresas de servicios especiales figura el montaje de equipos durante la noche, trabajar en días con mayores velocidades de viento que las actuales así como la rotación de tareas para evitar la mano de obra ociosa.
Uno temor entre los sindicalistas es que se insista con la eliminación de las "horas taxi" u horas de viaje, reduciendo el sueldo de aquellos trabajadores que tienen que ir hasta yacimientos muy alejados de Comodoro Rivadavia.
Neuquén ya había aceptado un procedimiento de crisis que envió a 2.000 operarios a sus casas con sueldo reducido, un trato con la Cámara de Empresas de Operaciones Petroleras Especiales (CEOPE), a cambio de conservar todos los empleos.
Muy poco se supo de las reuniones programadas para el martes y ayer sobre los problemas en la Cuenca del Golfo San Jorge. Según supo El Patagónico, Tecpetrol propuso la baja de tres equipos de torre, lo que fue rechazado y ahora es analizado por los delegados. En tanto, la convocatoria con YPF fue hermética durante toda la jornada de ayer, y al mismo tiempo su CEO Gutiérrez estaba con Aranguren y sus socios en la cartera de Energía.
El sindicato chubutense quiere que YPF reoriente sus inversiones a esta zona, trasladando los equipos stand by en Santa Cruz para emplear a 800 trabajadores. Ellos quedaron fuera de sistema cuando los "fierros" fueron bajados y un acuerdo con el gremio de Santa Cruz cerró virtualmente la frontera priorizando la contratación de operarios de esa provincia.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico