En Rawson se buscará encontrarle una solución a la crisis de Guilford

Más de 100 empleados de la compañía textil marcharon ayer por el centro de Comodoro Rivadavia y reclamaron ante autoridades políticas el pago de sus haberes, además de pedir soluciones para que la empresa no cierre sus puertas ante la crisis que atraviesa a partir de la apertura de importaciones dispuesta por el gobierno de Mauricio Macri. Mañana en Rawson habrá una tercera audiencia de partes.

Miguel Mansilla (63) trabaja desde hace 37 años en Guilford y ayer por la mañana se manifestó junto a sus compañeros por las calles del centro de la ciudad, en reclamo del pago de haberes por dos quincenas que le adeudan y para que haya una pronta solución que le permita volver a sus puestos laborales, en el marco de un plan de crisis que presentó la compañía textil.
El operario que se desempeña en el sector de tintorería asegura que están "acostumbrados" a este tipo de situaciones porque "el sector textil fue golpeado toda la vida", pero admite "que esta vez ya fue mucho" y que la incertidumbre es casi total.
Por su parte Hipólito Bobadilla (64) coincidió con su compañero de sector en que "un mes sin cobrar es jodido; el mes pasado cobramos por última vez. Nos dieron horas extras para sacar todo lo que había, pero después cerraron y ahora dicen que no hay plata".
Ayer por la mañana más de un centenar de trabajadores de Guilford se manifestaron por la avenida San Martín. Como Bobadilla, muchos llegaron solos mientras otros, como Miguel, lo hicieron acompañados por sus familias. Todos son conscientes de que la situación es dura, luego del cambio de políticas económicas dispuesto por la administración de Mauricio Macri, donde el mercado interno pasó a ser secundario y ya no hay límites para la importación de productos terminados, lo cual afecta a industrias textiles como Guilford.
Minutos antes de las 9, en la plaza de la escuela 83 ya se podía ver a un importante número de trabajadores. Así cuando el reloj marcó las 9:30, casi un centenar de operarios comenzaron a marchar por la avenida luego de escuchar las novedades que brindó el secretario general de la Asociación Obrera Textil (AOT), Cipriano Ojeda.
Los trabajadores continuaron su marcha hasta el municipio bajo el sonido de los bombos.
Allí fueron recibidos por el intendente Carlos Linares, a quien le reiteraron una problemática que éste conoce. Tras recibir el respaldo del jefe comunal, los obreros textiles fueron hasta el Concejo Deliberante, donde fueron recibidos por los concejales macristas José Gaspar y Pablo Martínez, junto con Maximiliano Sampaoli (FPV).
En el recinto legislativo, Ojeda solicitó que se gestione la suspensión del corte de los servicios públicos a la empresa, ante la imposibilidad de pago. Los concejales pidieron que les entreguen un listado con el total de trabajadores afectados, comprometiendo su mediación.

¿SOLUCIONES EN RAWSON?
Mañana al mediodía habrá otra reunión en Rawson, con presencia de autoridades de la empresa, representantes gremiales y funcionarios provinciales. Allí se buscará encontrar una solución a la crisis, luego de que la compañía textil manifestara la necesidad de obtener un crédito que le permita continuar con la producción y que desde el Gobierno dijeran que para ello no ha cumplimentado los pasos administrativos, pese a que ya se declaró la voluntad de brindar esa ayuda económica necesaria.
Mientras tanto, como una forma de paliar la situación se confirmó que hoy en el municipio los trabajadores podrían cobrar los $3.000 que remitiría Provincia para cada trabajador, tal como se acordó en la última audiencia de negociación que se realizó el martes pasado en esta ciudad con la presencia de Nicolás Goranski, titular de Guilford.
Este montó se sumaría a los $1.000 que otorgó la Secretaría de Trabajo a través del fondo anticíclico y a los $4.000 que debía pagar la compañía, según lo acordado en la última reunión.
Ahora el gremio espera que los trabajadores puedan cobrar la totalidad de las quincenas adeudadas, posición que ya plantearon el viernes en un encuentro que mantuvieron en Buenos Aires con las autoridades del gremio a nivel nacional.
Los dirigentes de la central apoyaron la solicitud y prometieron estar presentes en el encuentro de mañana, donde se espera que haya una importante cantidad de trabajadores que respaldarán las gestiones para destrabar de una vez por todas la delicada situación que le toca atravesar a las familias textiles.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico