En Rosario preocupa la liberación de un condenado sospechado de vínculos narcos

La reciente liberación de Esteban Lindor Alvarado, el jefe de "La banda de los rosarinos" condenado en Buenos Aires por robo de autos y sindicado narco, preocupa a las autoridades de Seguridad santafesinas porque, afirman, "ya está operando" en Rosario junto a un joven sentenciado por balear la casa del ex gobernador Antonio Bonfatti en 2013.


Fuentes del gobierno de Santa Fe dijeron a Télam que Alvarado (38), conocido como "El Esteban", está "operando" y "trabaja con el Ema Pimpi", en referencia a José Emanuel Sandoval (25), condenado por el ataque a la vivienda particular de Bonfatti.
Según los voceros oficiales, el ex convicto busca un lugar en el reordenamiento del universo narco en Rosario, tras los asesinatos y caídas de los jefes de las bandas que se dividían el territorio hasta 2013.
"Los Monos están desarticulados, sólo quedan operando segundas o terceras líneas", explicó a Télam una fuente gubernamental que recordó el asesinato de Luis "Gringo" Medina (42) y su novia, la modelo Justina Pérez Castelli (23), en diciembre de 2013, como el desbande de otra organización narco rosarina.
A ello se suma la detención en octubre del mismo año con 300 kilos de cocaína de Delfín David Zacarías (51), un hombre que según fuentes policiales controlaba la venta de drogas en las localidades del norte del Gran Rosario.
El diputado provincial del Frente Social y Popular, Carlos Del Frade, presentó hace siete días un informe en el que recordó que en 2012 denunció a Alvarado como quien dirigía la venta de estupefacientes en el centro rosarino.
En dicho documento se laboró un capítulo titulado "Alvarado libre, triunfo narco" y que señaló que "cuando Alvarado fue detenido, le decomisaron una computadora en la que 'el Esteban' tenía muchos vídeos", uno de los cuales mostraba el aterrizaje de una avioneta Cessna monomotor y su posterior despegue "en un camino rural acondicionado a manera de pista clandestina".
De acuerdo al informe del legislador, tras una serie de crímenes y la caída de la banda "Los Monos", ahora "la familia Alvarado parece haberse quedado con lo que antes era de los Cantero".
Ese nombre también apareció en escuchas telefónicas del Juzgado Federal 3 de Rosario, realizadas a un preso por homicidio y narcotráfico que hablaba con un policía procesado por el último delito, en las que es señalado como el jefe de una de las bandas rosarinas que habría aportado dinero a campañas políticas.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico