En Trelew cerró la embotelladora de Pepsi que empleaba a 48 personas

Cervecería y Maltería Quilmes decidió cerrar sus operaciones industriales en Trelew por la caída sostenida del volumen de gaseosas y "la necesidad de mantener la productividad para hacer sostenible el negocio", señaló en un comunicado. Los 48 trabajadores se enteraron ayer por la mañana cuando asistieron a la primera jornada laboral de la semana.

El peor lunes de su vida fue para muchos de los 48 trabajadores de Trelew que hasta ayer prestaban servicios en la planta embotelladora y distribuidora de Pepsi, empresa de la Cervecería y Maltería Quilmes que decidió bajar la persiana de esta histórica fábrica luego de una larga trayectoria en esa ciudad.
La decisión se tomó "por la caída sostenida del volumen de gaseosas" y “la necesidad de mantener la productividad para hacer sostenible el negocio”, señaló la compañía en un comunicado que emitió ayer por la tarde, una vez que se hizo público el cierre de la planta.
Para los trabajadores era una jornada como cualquier otra, un lunes más. Sin embargo, a minutos de haber ingresado a su puesto laboral fueron sorprendidos por el personal de Recursos Humanos de la empresa con esa triste noticia.
Así tuvieron que abandonar las instalaciones, luego de que se cerraran las puertas y se dejara personal de guardia. Ante esta situación, los trabajadores denunciaron la decisión al Sindicato Unido de Trabajadores de la Industria de Aguas Gaseosas y Afines (SUTIAGA) y esperaban tener respuestas concretas a través del gremio.

AJUSTE Y RECORTE
Cervecería y Maltería Quilmes aseguró “que la decisión no afectará la actividad comercial de la compañía en la región, que se mantendrá a través de los distribuidores y puntos de venta de la zona” y detalló que esa línea “de producción representaba el 1% del volumen elaborado por la compañía en el país", en un claro mensaje de ajuste y recorte, a tono con las políticas del gobierno nacional que encabeza Mauricio Macri Blanco Villegas.
Además, la firma aseguró que para los trabajadores "se han contemplado acciones de relocalización en otras instalaciones, en función de cada caso, y un programa de facilitación de reinserción laboral que se suma a las obligaciones laborales e indemnizatorias correspondientes".
Lo cierto, más allá de la palabra oficial de la empresa que argumentó que su baja producción venía desde 2009, es que en los últimos años la compañía realizó importantes inversiones para el mantenimiento de la planta, el tratamiento de los efluentes cloacales y la ampliación de las instalaciones.
Sin embargo, ni esto ni la capacidad de producción de 436.000 hectolitros de gaseosa por año en una línea de envasado, bastaron para garantizar la continuidad laboral para esta compañía que se enorgullece de tener “10 establecimientos industriales, 9 oficinas de venta directa, 9 centros de distribución y una red de 181 distribuidores independientes que trabajan con 300.000 puntos de venta en todo el territorio".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico