En tres años se redujo un 37% la cantidad de menores institucionalizados

La cantidad de niños, niñas y adolescentes (NNYA) sin cuidados parentales, es decir, aquellos que fueron separados de sus padres como una medida excepcional de protección para quedar al cuidado del Estado, se redujo un 37 por ciento entre 2011 y 2014 porque la situación de vulneración de derechos que antes ameritaba su internación en hogares ahora se previene fortaleciendo a las familias, según informe.

Esta es una de las principales conclusiones del informe “Situación de los Niños, Niñas y Adolescentes sin Cuidados Parentales en la República Argentina, actualización 2014” que, elaborado conjuntamente por la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (Senaf) y Unicef, fue presentado ayer en el marco del Encuentro Internacional “Protección y Autonomía. Adolescentes en transición del cuidado institucional a la vida independiente”.
En Argentina hoy hay 9.219 niños y adolescentes insertos en dos diferentes dispositivos de cuidado institucional, hogares convivenciales o familias de acogimiento, lo que equivale a 5.456 menos que en 2011, cuando sumaban 14.675. Así, mientras en 2011 los NNYA sin cuidados parentales representaban el 0,12 por ciento del total de personas de entre 0 y 18 años, hoy representan sólo el 0,07 por ciento. “La ley establece que la sola escasez o ausencia de recursos materiales (pobreza) no es causa suficiente para separar a un niño de su medio familiar; y entonces ya ninguno ingresa (a una institución) por el solo hecho de ser pobre”, explicó Marisa Graham, directora nacional de Promoción y Protección de la Senaf, que depende del Ministerio de Desarrollo Social.
En cuanto a los motivos de ingreso al sistema de Protección Integral, la violencia es la principal causa: más de la mitad de los chicos que vive en hogares fue separado de su familia por situaciones de maltrato grave (52,6%), en tanto el 22,8% sufrió abandono y el 19% abuso sexual.
En cuanto a la descomposición por edades, el 40 por ciento de los chicos y chicas que vive bajo la protección del Estado tiene entre 6 y 12 años, seguido por un 36 por ciento que tiene entre 13 y 17 años y el porcentaje menor (24 por ciento) que tiene hasta 5 años.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico