Encarcelaron a seis líderes de los mineros por el asesinato del viceministro boliviano

La justicia de Bolivia dictó ayer la prisión preventiva en una cárcel de máxima seguridad del líder principal de las cooperativas mineras en conflicto con el gobierno, Carlos Mamani, y de otros cinco dirigentes, acusados por la fiscalía de ser los autores intelectuales del asesinato del viceministro de Régimen Interior, Rodolfo Illanes.

Asimismo, el gobierno confirmó la muerte de otro minero -el cuarto- a causa de la protesta, mientras familiares y amigos de Illanes se aprestaban a sepultar sus restos ayer en el Cementerio General de La Paz.
La titular del Juzgado Séptimo de Instrucción en lo Penal de El Alto -localidad vecina a La Paz-, Ana Dorado, resolvió ayer por la madrugada encarcelar preventivamente a Mamani, presidente de la Federación Nacional de Cooperativas Mineras (Fencomin), y a otros cinco dirigentes.
Dorado ordenó que Mamani, Carlos Castro, René Cochi, Silvestre Flores y Roberto Durán fueran recluidos en la cárcel de máxima seguridad de Chonchocoro, a 20 kilómetros de La Paz, y que Julián Pinto fuera internado en la penitenciaría de Patacamaya, a 100 kilómetros de la capital.
"Se resuelve la detención preventiva para estos seis ciudadanos imputados por el Ministerio Público por el delito de asesinato y otros cargos penales", informó la jueza.
El Ministerio Público los acusó de asesinato (en grado de complicidad y autoría intelectual), robo agravado, organización criminal, tenencia y portación ilícita de explosivos y atentados contra miembros de organismos de seguridad del Estado.
Illanes murió el jueves en Panduro, a 180 kilómetros de La Paz, a causa de los golpes que le infligieron cooperativistas mineros que protestaban contra la vigencia de una ley que los obliga a sindicalizarse.
La autopsia reveló que recibió lesiones vasculares y en los centros nerviosos superiores, hemorragia subdural, edema cerebral, traumatismo craneoencefálico y politraumatismo facial, torácico, genital y de extremidades. También que fue torturado durante seis o siete horas antes de morir.
El funcionario había ido hasta uno de los puntos donde los manifestantes bloqueaban rutas, en procura de negociar con ellos, y allí fue secuestrado horas antes de ser torturado y asesinado.
La sepultura de sus restos estaba programada para ayer, a las 16 (las 17 en la Argentina), en el Cementerio General de La Paz.
Mientras tanto, el gobierno informó que un minero que había resultado herido gravemente en las protestas de la semana pasada murió ayer en Oruro, lo que elevó a cuatro la cantidad de manifestantes fallecidos por esos hechos.
El manifestante muerto ayer "manipuló mal el explosivo en las protestas contra la policía", aseguró el ministro de Gobierno, Carlos Romero, en declaraciones a la radio estatal Patria Nueva.
Los otros tres mineros murieron entre el miércoles y el jueves, durante el apogeo de las protestas.
Romero prometió: "el gobierno buscará un contacto con las familias de los mineros fallecidos para ayudarlos" y "todo será esclarecido en el ámbito jurisdiccional" correspondiente.
El Ministerio Público anunció el viernes que abriría una investigación por la muerte de los mineros, que incluirá a los policías que participaron de los operativos destinados a desbloquear las rutas, pero hasta ayer no se había informado si esa indagación ya comenzó.
Las manifestaciones, que duraron tres días y terminaron el jueves, tras conocerse la muerte de Illanes, incluyeron cortes de rutas y autopistas en varios puntos de acceso a La Paz.
Las protestas estuvieron encabezadas por la Fecomin, antigua aliada del Movimiento al Socialismo (MAS) del presidente Evo Morales que ahora reclama la derogación de la ley promulgada recientemente por el mandatario.
Morales afirmó el sábado que con la disolución de las manifestaciones "el gobierno nacional ha derrotado un golpe de estado" pues la administración "tiene pruebas" de que la protesta formó parte de una "conspiración política" que fue "planificada y preparada con el respaldo de políticos de la derecha".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico