Encontraron a Mía y detuvieron al sospechoso del doble crimen de El Palomar

El propio ministro de Seguridad bonaerense, Alejandro Granados, confirmó que fue el chofer de un micro que arribó ayer a Junín quien le avisó a dos efectivos de la Policía Local que del colectivo se acababa de bajar un hombre con una nena, y que creía que se trataba de la niña desaparecida.

Mía, la hija de seis años de la mujer asesinada junto a su hijo de tres en El Palomar el lunes último, fue encontrada ayer sana y salva en la terminal de micros de la ciudad bonaerense de Junín junto al principal sospechoso del doble crimen, quien quedó aprehendido, informaron fuentes policiales y de la familia de la niña.
El propio ministro de Seguridad bonaerense, Alejandro Granados, confirmó que fue el chofer de un micro que arribó ayer a Junín quien le avisó a dos efectivos de la Policía Local que del colectivo se acababa de bajar un hombre con una nena, y que creía que se trataba de la niña desaparecida.
"El chofer del micro, cuando bajan los pasajeros, se arrima los policías y les dice 'creo que la nenita y ese señor que caminan para allá son los que están buscando'", contó al canal C5N Granados, quien además agregó que "la nena está en perfecto estado".
Voceros policiales indicaron que los policías siguieron al sospechoso y a la nena y los interceptaron a un par de cuadras de la terminal.
El hombre resultó ser Enrique Alcaraz, el carnicero de 26 años que desde hace dos días era intensamente buscado como principal sospechoso del doble crimen ocurrido la madrugada del lunes en El Palomar, donde fueron hallados asesinados a puñaladas la madre de la nena, Sabrina Martín (24) y su hijo varón de 3 años, Ian.
Según las fuentes, los policías advirtieron desde un principio que el sospechoso les mentía porque al ser interceptado, dijo que se dirigía a una dirección inexistente en la ciudad de Junín, luego negó llamarse Alcaraz y dijo que la niña era su hija.

CON CUCHILLO
Un jefe policial confirmó que en poder del sospechoso se secuestró un cuchillo que ahora será peritado para determinar si es la misma arma blanca de borde aserrado empleada en el doble crimen de El Palomar, y que no fue hallada en la escena del crimen.
Alcaraz fue esposado y quedó aprehendido y junto a la niña fueron trasladados a la Coordinadora Departamental de Investigaciones (CDI) de Junín, donde eran sometidos a una revisión médica y la nena ya estaba en contacto con psicólogos.
A nivel judicial, la aprehensión del sospechoso quedó a cargo del fiscal Carlos Colimedaglia, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 3 de Junín.
Este mediodía, el secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, puso a disposición de los fiscales de Morón a cargo de la causa del doble crimen, Claudio Oviedo y María Cecilia Corfield, dos helicópteros para que junto a una tía de la niña viajen rumbo a la ciudad de Junín para reencontrarse con la nena.
El martes se hicieron en el barrio El Palomo del partido bonaerense de Merlo seis allanamientos en búsqueda del carnicero y de Mía, ya que algún testigo avisó a la policía que lo habían visto por la zona, pero los operativos dieron resultado negativo.
Si bien no había sobre Alcaraz un pedido de captura formal, los investigadores creían desde el mismo lunes que este hombre podía tener algún tipo de vínculo con el caso porque había desaparecido de todos los lugares que frecuentaba y tenía con la niña una relación muy cercana, de tipo obsesiva, en la que la trataba como su propia hija.

"SE ENCUENTRA BIEN"
"Se encuentra muy bien", dijo esta tarde a la prensa el fiscal Oviedo respecto del estado de Mía, al tiempo que señaló que el acusado Alcaraz estaba desde "ayer a la noche" con la niña en Junín, a donde había arribado en tren, y que "pretendía seguir en colectivo a Santiago del Estero".
De acuerdo a las fuentes, el imputado tomó un tren de Ferrobaires en la ciudad de Mercedes que partió a las 20.29 de ayer con destino a Junín.
Los voceros consultados señalaron que Alcaraz tiene antecedentes penales desde que era menor de edad, registra varias fugas de hogares, entre ellos, de la Fundación Felices Los Niños, su madre lo había denunciado por abuso de un hermanastro y es fanático del animé japonés.
Mientras que su padre contó a los pesquisas que su hijo pasó el lunes al mediodía -cuando ya se había cometido el doble crimen-, por su casa de la calle Arenales al 2500 del barrio El Palomo de la localidad de Libertad, partido de Merlo, para pedirle prestados 300 pesos.
Según uno de los investigadores, Alcaraz conoció a Martín en un cíber de El Palomar donde ella trabajaba, se hicieron "amigos" y "ella a veces lo dejaba dormir en su casa y solía pedirle que se quedara al cuidado de sus hijos, por lo que de esa manera creó un vínculo muy especial y cercano con la nena".
Los pesquisas incluso pudieron determinar que cuando pasaba la noche en la casa del doble crimen, en la calle Murillo 484 de El Palomar, Alcaraz dormía junto a Mía, en la cama de la niña.
Aparte de salir a cartonear con un carro, Alcaraz había logrado conseguir un empleo en la carnicería "La Central", ubicada en la calle José Bianco al 1900 y la rotonda de la plaza de El Palomar, donde el dueño contó que él "adoraba" a la nena y que solía llevarla al trabajo.
Por su parte, Noelia, hermana de Martín, dijo a Télam que el hallazgo de Mía "es una alegría, en medio de tanto dolor", al tiempo que negó que el acusado hayan mantenido algún tipo de relación sentimental con la joven asesinada.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico