Encontraron un arma de gran calibre en la casa del presunto agresor

En el marco del ataque al afiliado opositor de Obras Sanitarias ocurrido el pasado miércoles se requisó la sede del gremio, y el allanamiento tuvo resultados negativos. Asimismo en la casa del presunto agresor se halló un arma de grueso calibre. Se investiga si la misma coincide con las heridas que presenta Carlos Neira.

El fiscal Héctor Iturrioz detalló este mediodía que se realizaron dos allanamientos en el marco de la investigación por los hechos ocurridos el pasado miércoles donde Carlos Neira, integrante de la facción opositora del actual gremio e Obras Sanitarias, resultó herido de bala.

Al respecto indicó que en los mismos se buscaban armas de fuego. Cabe recordar que el viernes se realizó una reunión con la Unidad Regional "donde se le recriminó a las partes que se quejaban por la supuesta no intervención de la justicia, que realizaran la denuncia formal por los hechos ocurridos", indicó Iturrioz ya que aclaró que hasta el momento "se trabajó de oficio".

"En esta reunión esta demanda hizo mella en los presentes y se aportó finalmente el nombre del presunto agresor, cosa que nunca dijeron", indicó en diálogo con Radio Del Mar y explicó que con estos datos, se pudo formalizar el pedido de allanamiento a la jueza Mariel Suarez.

En concreto se realizaron dos: uno en el Sindicato de Obras Sanitarias, el cual dio resultados negativos, y otro en el domicilio del señalado como agresor. Allí se secuestró un revólver de gran calibre -.357 Magnum-del cual no tenía permiso. En tanto, aún no se hicieron las pericias para saber si corresponde al arma que se usó para herir a Neira.

Por su parte, el fiscal se negó a dar el nombre del sospechoso porque todavía no se ha hecho la audiencia de formalización de cargos, pero sí detalló que se trata de un integrante de la comisión directiva del gremio, parte de la lista oficial.

LOS HECHOS

Según testigos, el pasado miércoles Carlos Alberto Neira habría protagonizado una pelea a golpes de puño con un delegado de la conducción de José Santiago. Más tarde, alrededor de las 15, Neira fue interceptado a varias cuadras de la sede del gremio, ubicada en Kennedy al 3.400 en donde le asestaron tres disparos.

Sus compañeros de la lista opositora a la actual conducción quemaron cubiertas frente al sindicato y culparon del ataque al secretario general y a los integrantes de la comisión directiva.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico