Encontraron un mensaje de auxilio en el sitio donde fue hallado el cadáver de Araceli

La nota fue encontrada en el baño de la obra en construcción ubicada en el fondo de la casa en la que el jueves los perros rastreadores marcaron el sitio donde estaba enterrado bajo escombros el cuerpo de Araceli.

Los investigadores del crimen de Araceli Fulles encontraron ayer un pedido de auxilio escrito en un papel higiénico y con la firma “Ara” en el lugar de la casa de la localidad bonaerense de José León Suárez donde ayer fue hallado el cadáver de la chica que ayer fue reconocida por la familia de la víctima, informaron fuentes policiales.
Se trata de un mensaje escrito en un trozo de papel higiénico que dice "Ayuda" y está firmado por "Ara", según precisaron las fuentes.
La nota fue encontrada en el baño de la obra en construcción ubicada en el fondo de la casa de la calle Alfonsina Stroni 4477, donde el jueves los perros rastreadores marcaron el sitio donde estaba enterrado bajo escombros el cuerpo de Araceli.
La nota fue encontrada por un grupo de peritos de la Policía Científica que esta ayer volvieron a rastrillar con luz del día el sitio del hallazgo del cuerpo.
Los pesquisas ahora intentan determinar si la letra en el papel higiénico coincide con la caligrafía de Araceli.
En caso de confirmarse que esa nota la escribió la chica desaparecida el 1 de abril pasado, los investigadores judiciales y policiales deberán determinar si la joven estuvo retenida en ese sitio por algún tiempo antes de ser asesinada.
El padre de Araceli Fulles confirmó ayer que el cadáver encontrado el jueves enterrado en una casa del partido de San Martín pertenece a su hija, tras reconocerlo en la morgue judicial.
"Es confirmado, es el cuerpo de Araceli" dijo a la prensa el padre de la joven, Ricardo Fulles, al llegar al lugar en donde encontraron el cuerpo.
El hombre criticó a la fiscal Graciela López Pereyra y consideró que "no sabe ni donde está parada, no supo nunca, ni desde un principio"
"La fiscal está peor que yo", aseveró el padre de la joven asesinada, y dijo: "No se hizo lo que se tenía que hacer de entrada".
Fulles afirmó que "hasta cierto punto" estuvieron "solos" durante la búsqueda de su hija, y remarcó que los efectivos de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) local fueron "los únicos que estuvieron al servicio" de la familia.
BANDA DE
SECUESTRADORES
El dueño del corralón para el que trabajaba Diego Badaracco (29), el principal sospechoso del caso Araceli Fulles (22), fue miembro de una superbanda de secuestradores que actuó entre el 2001 y 2002, y estuvo preso hasta el 2005 hasta que fue excarcelado, informaron fuentes de la investigación.
Se trata de Carlos Damián Alberto Cassalz (34), quien fue apresado el jueves por la tarde tras el hallazgo del cuerpo de Araceli.
Cassalz quedó detenido y fue acusado por la fiscal de la causa, Graciela López Pereyra, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 del Departamento Judicial San Martín, por el delito de "homicidio agravado", al igual que otros tres hombres, llamados Jonathan (29) y Emanuel (25) Ávalos y Marcos Ibarra (32). Cassalz estuvo detenido en el marco de tres investigaciones distintas: a disposición del juzgado federal 1 porteño, en el 2003; del juzgado de Garantías 3 de San Martín, también en el 2003 y del Juzgado de Garantías 1 de Zárate-Campana, en el 2005.
En todos los casos, el delito por el que lo investigaban fue "secuestro extorsivo", dijeron los pesquisas, quienes aseguraron que el último lugar de alojamiento fue el Complejo Penitenciario Federal 2 de Marcos Paz hasta el 2005, cuando salió en libertad.
En tanto, los investigadores determinaron que el prófugo Badaracco tiene antecedentes del 2012 por tentativa de robo, en el 2013 por el delito de encubrimiento y en el 2014 por un robo, todos delitos cometidos en jurisdicción del departamento judicial de San Martín.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico