Encuentran restos del avión que cayó en Rusia y en principio descartan atentado

"Las cuatro líneas básicas de investigación son el impacto de un objeto extraño en un motor; combustible de mala calidad que hizo perder empuje o quizás detuvo los motores; un error del piloto; o una falla técnica del avión", detalló el Servicio Federal de Seguridad ruso en un comunicado.

Los equipos de rescate rusos encontraron ayer en el mar Negro restos del avión Tu-154 que se estrelló el domingo con 92 militares y periodistas a bordo, mientras volaba a Siria. En este marco, las autoridades de ese país descartaron un atentado como causa de la catástrofe aérea.
"Encontraremos los receptores de información (cajas negras) a su debido momento. Sabemos dónde están", dijo el general Víctor Bondarev, jefe de la Fuerza Aérea de Rusia.
Las autoridades rusas informaron que la búsqueda de las cajas negras se ve dificultada debido a que este tipo de aparatos no emiten señales de radio para facilitar su localización. Así, por lo pronto los buzos de rescate solo localizaron, a menos de dos kilómetros de la costa, restos del avión, pero no el fuselaje, donde debería encontrarse la mayoría de los cadáveres.
Según el Ministerio de Defensa, a la superficie ya se han izado dos fragmentos de gran tamaño del sistema de control del aparato, que se encontraban a menos de 30 metros de profundidad, y al menos once cuerpos fueron rescatados por los seis barcos de la división de rescate de la región sur, que operan en la zona del siniestro y que abarca 10,5 kilómetros cuadrados.
Cabe recordar que los militares, entre ellos el coro y bailarines del Ejército, habían despegado del balneario de Sochi y se dirigían a Siria para pasar la Navidad con los cientos de militares rusos que están peleando en la guerra civil entre el gobierno sirio, al cual apoyan, y los rebeldes armados, entre ellos el grupo islamista radical Estado Islámico (EI).

DESCARTAN UN ATENTADO
Más de 3.500 militares y casi un centenar de barcos, aviones, helicópteros, drones y batiscafos participan en las operaciones de búsqueda, que se han reducido, gracias al uso de equipos acústicos, a un radio de 500 metros bajo el mar.
Tras decenas de horas de investigación los expertos rusos ya pudieron determinar la trayectoria que siguió el aparato antes de estrellarse y concluyeron que el Tu-154 chocó contra el agua a seis kilómetros de la costa.
Por otra parte, el Servicio Federal de Seguridad ruso (FSB) aseguró que no existen pruebas de que el Tu-154 hubiera sufrido un atentado, como sí fue el caso del Airbus con 224 tripulantes y turistas rusos que se estrelló hace un año tras despegar de Egipto, luego de que explotara una bomba que llevaba a bordo, en un ataque que fue reivindicado por el EI.
"Las cuatro líneas básicas de investigación son el impacto de un objeto extraño en un motor; combustible de mala calidad que hizo perder empuje o quizás detuvo los motores; un error del piloto; o una falla técnica del avión", detalló el FSB en un comunicado.
"Hasta el momento no hay indicios o pruebas que lleven a la posibilidad de un ataque terrorista o un sabotaje en vuelo", agregó la información difundida por la agencia de noticias TASS. Sin embargo, otras fuentes del gobierno son cautas y afirman que no se debe descartar ninguna hipótesis.
El ministro de Defensa ruso, Serguei Shoigu, dirige personalmente los trabajos de búsqueda y rescate en el área del siniestro, mientras que el Comité de Investigación abrió una causa penal por supuestas violaciones de las leyes aeronáuticas, dijo la portavoz del ente, Svetlana Petrenko.
El presidente ruso, Vladimir Putin, por su parte, ordenó crear una comisión de investigación para esclarecer las causas de la tragedia.
Los restos ya recuperados de las víctimas fueron trasladados ayer a Moscú en un Ilyushin Il-76 del Ministerio de Defensa, que aterrizó a las afueras de la capital rusa, en el aeródromo de Chkalovski, el mismo del que había partido el siniestrado Tu-154. La aeronave llevó a Moscú, donde se llevarán a cabo las pruebas forenses, diez cuerpos de un total de once recuperados hasta el momento, así como 86 fragmentos, confirmó el viceministro de defensa ruso, Pável Popov.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico