Enredo y confusión, como en películas escandinavas

Concejales de Sarmiento van y vienen; cambiar sin cambiar; el ministro nacional fanático del cine nórdico; una mujer al Superior Tribunal; una línea del PRO hace base en Uzcudún; convenios por llegar; diputado con proyectos; ex intendentes unidos en tribunales.

Misa y procesión

El FpV reunió el viernes en Comodoro a los concejales de toda la provincia en la segunda fecha del foro, una ronda de encuentros que había iniciado en la víspera del congreso partidario realizado en Esquel el mes pasado. El evento tuvo un nivel de convocatoria casi tan pobre como los sandwichitos de miga dispuestos en la mesa de recepción del Consejo de Localidad del PJ, y para muestra basta con señalar que ni siquiera estuvo completo el bloque anfitrión.
Sin embargo, el dato no es ese sino la sorprendente presencia de los concejales de Sarmiento, los mismos que el 29 de marzo se habían sentado en la sala de situación de Casa de Gobierno en Rawson para anunciar junto a Mario Das Neves y Gonzalo Carpintero que dejaban el FpV para sumarse a la gestión provincial como el caso de Rubén Camarda y Natalia Rúa, entre otros ediles que además pujaron para que su localidad sea anfitriona en la próxima reunión del foro. Mientras cabe la duda de que probablemente los concejales hayan errado el destino dado que ese mismo día se reunieron los concejales del ChST en Esquel, otra de las posibilidades es que su "jefe" político, Sebastián Balochi, les haya pedido que participen de la reunión local, haciendo cundir así esa maravillosa costumbre de cambiar lealtades en cada turno electoral.

No cambiemos nada

A propósito de concejales díscolos, hay que señalar que del foro del bloque FpV podrían haber participado con toda tranquilidad los ediles comodorenses electos por Cambiemos, que están más cerca de integrar el oficialismo municipal que de ejercer un rol de oposición.
Los cronistas parlamentarios recuerdan con nostalgia las vehementes intervenciones de Jorge Camarda, por ejemplo, para citar solo el pasado más inmediato del recinto, y que contrasta notablemente con los posicionamientos actuales -o su falta más bien- de los tres concejales que llegaron a la banca con la boleta macrista. Y es que de no ser por las argumentaciones de Nicolás Caridi, el más "K" del bloque peronista, los referentes de Cambiemos prácticamente no harían planteos en recinto dado que en los casi seis meses que lleva la gestión sólo se han centrado en defender al Gobierno nacional y atacar el modelo nacional y popular en la misma estrategia. Atrás, muy atrás, quedaron los pedidos de informes, las comisiones de control y los cuestionamientos a las decisiones del Ejecutivo que dotan a la democracia de ese equilibrio tan necesario.

Cambio de planes

A propósito del Concejo Deliberante, la última sesión desnudó los cortocircuitos del bloque dasnevista: Norma Contreras presentó sobre tablas un proyecto pidiendo a la Legislatura que se declare la emergencia en el Servicio de Protección de Derechos de toda la provincia, pero después no tuvo coraje para sostenerlo con alguna argumentación.
Mientras el grupo de trabajadores que pide la emergencia presenciaba la sesión y esperaba que los ediles, como tantas veces lo hicieron, se refieran a su problemática, la concejal se limitó a presentar la iniciativa e inaugurar la hora de preferencias con loas al gobernador por el amparo presentado en relación al tarifazo del gas, llevando la posibilidad de los planteos políticos muy lejos de los trabajadores en cuestión.
El grupo perdió la paciencia y empezó a los gritos, con lo que hubo que pasar a un cuarto intermedio para calmar las aguas y buscar respuesta, y tampoco una vez que se consiguió Contreras dijo esta boca es mía. Claramente primó en el bloque la posición de su par, Ricardo Gaitán, de no pedirle la emergencia a su propio gobernador, y a la novata edil le faltó cintura para sostener su pedido, postergarlo o al menos no haberse comprometido con los trabajadores que claramente habían sido "avisados" de la iniciativa.

Hablando

Como se mencionó, los trabajadores del Servicio de Protección de Derechos perdieron los estribos en la sesión, que interrumpieron con gritos cuestionando las prioridades de los concejales al aseverar que en la ciudad mueren niños y no se trata el tema en el recinto.
Fue justamente durante la alocución de José Gaspar (Cambiemos), cuando se originó el reclamo: el grupo esperaba que alguien se refiriera a su problemática y mientras la hora de preferencias había iniciado con cuestionamientos al tarifazo, el radical terminó de patearla a la tribuna cuando se adentró en una cerrada defensa del Gobierno nacional, asegurando que se trata de un gobierno que escucha y dialoga.
El caso es que el edil fue interrumpido con el reproche de los trabajadores y perdió la palabra por los 15 minutos que duró el cuarto intermedio al que se pasó en busca de una solución. Cuando volvieron a las bancas, y como si nada hubiera pasado, el concejal retomó en el exacto punto de elogio a Nación en el que había sido increpado, dejando respondido así de modo tácito el interrogante sobre las prioridades que había dejado abierto el trabajador del servicio un rato antes.

En primera fila

Cuando la mayoría de las medidas nacionales son cuestionadas en el interior del país, la semana que pasó no fue otro que el sensible ministro del Interior, Rogelio Frigerio,que venía de hablar de aquello que los patagónicos pasan el inverno en remera por exceso de calefacción, quien anotó otro "poroto" en la relación con el sur del país.
Aseguró que en los países nórdicos son sumamente cuidadosos con el gas o los insumos para calefaccionarse, pero lo sorprendente del caso fue la fuente que citó para tal aseveración: las películas. A esta altura del partido -o de la gestión- no se sabe si fue otra frase desafortunada del funcionario, o si en realidad Frigerio está dando testimonio de donde surge la imagen de la realidad argentina que tiene el gabinete de Mauricio Macri.

Próxima vacante

Luego de que la Legislatura diera el acuerdo para aprobar los pliegos de integración del Superior Tribunal de Justicia, y que suma a dos comodorenses con Marcelo Guinle y Miguel Donnet, el gobernador anunció que dado que se producirá una nueva vacante en el organismo judicial con la jubilación de uno de sus ministros, propondrá a una mujer, camarista y también comodorense para el cargo. Hay que decir que son dos los cargos que habrá que cubrir en el STJ ya que tanto Pfleger como Rebagliati Rousell gestionan su jubilación, aunque Das Neves sólo anticipó la integración femenina.
Por estos días son tres los nombres que el mandatario tiene en mente, uno de ellos es el de Mercedes García Blanco, camarista con extensa carrera judicial, vicepresidente de la Cámara de Apelaciones de la ciudad y suegra del ex intendente y hoy integrante del directorio de YPF, Néstor Di Pierro.

Metáfora perfecta

El PRO sigue intentando armarse en un territorio complicado: a menos de un año de haberse constituido como partido en la provincia y con un caudal de afiliados apenas suficiente para haber podido hacerlo, suma divisiones diariamente y tampoco concentra la representación del macrismo cuyo rol lo ejerce el Gobierno provincial
Así, uno de los sectores PRO que quedó afuera del poder en pos del mencionado acuerdo, busca refuerzos como para no verla desde la tribuna otra vez en el turno 2017: el grupo que encabeza Mariano Freile ya había organizado una reunión interna para coordinar equipos de trabajo, y la semana que pasó amplió la convocatoria a otros puntos de la provincia para conformar "La Alberdi".
Referentes de Comodoro, Rada Tilly, Trelew y Rawson integran la agrupación que firmó su acta constitutiva el 21 de mayo, y lo llamativo del caso fue el lugar donde se realizó la asamblea: Uzcudun, ese lugar en el medio de la ruta al que todos concurren para cargar combustible y seguir su rumbo.

Anuncio en espera

La semana que pasó, y en ocasión de la entrega de equipamiento a los Bomberos Voluntarios, el intendente Carlos Linares, en antesala a un nuevo viaje a Capital Federal, anticipó que una de las reuniones se daría con la cúpula de la operadora PAE, con quien se rubricaría un acuerdo por fondos para la ciudad. Se trata de un aporte del orden de los 100 millones de pesos para invertir en obra pública, aunque no se tienen detalles de cuál es la contraprestación de la ciudad. La información sin dudas llegará cuando el acuerdo ingrese al Concejo Deliberante para ser aprobado, paso ineludible para la validez de todos los convenios que firme el Ejecutivo municipal.

Lamparita encendida

Legislador de vasta experiencia, Roddy Ingram se especializa en la presentación de proyectos de expresión de deseos o declaraciones de interés cultural o legislativo, sumamente necesarios en Chubut para dar acompañamiento y fuerza a las diversas actividades deportivas y culturales del territorio, que difícilmente podrían concretarse si no fueran mencionadas en recinto –una vez que ya fueron organizadas, reunidos los fondos, y fijada la fecha de concreción, claro-.
En esta oportunidad, Ingram busca declarar de interés provincial el XI Encuentro Regional Infantil de Rugby, que se llevará a cabo en el Club Bigornia, una agrupación deportiva de la que el diputado es dirigente aunque pertenece a la localidad de Rawson y no a su Comodoro natal. El encuentro, además, lleva el nombre de "Carlos Lamparita Lorenzo", ex diputado radical a quien el dasnevismo le ofreció la presidencia de la Empresa Provincial de Energía, demostrando una vez más que "todo tiene que ver con todo".

Por la misma causa

La semana pasada se dio finalmente una de las fotos políticas más buscadas de los últimos tiempos: Martín Buzzi y Néstor Di Pierro juntos y por la misma causa. Claro que la causa no es Comodoro ni la provincia, y lo que los reunió no fue un café ni una rosca política sino el banquillo de los acusados.
Los dos últimos intendentes de la ciudad quedaron imputados por "incumplimiento y desobediencia" en el marco de un litigio por un terreno en el barrio Industrial por el que ninguno de los titulares del Ejecutivo acató la orden judicial de cesión de derechos sobre el lote a un tercero, acto administrativo para el que había un plazo cuyo incumplimiento devengaba una jugosa multa diaria, acumulando una deuda de más de 8 millones de pesos en ese concepto. La causa fue elevada a juicio y podría caberle a ambos la inhabilitación para ejercer cargos públicos de entre dos y cuatro años.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico