Ensayos sobre el heavy metal, una "subcultura" Argentina

A través de las 149 páginas se pueden leer ensayos sobre la identidad y resistencia de este estilo musical; el lugar que ocupa este género en el mercado o el papel de las rutas nacionales en la lírica de Ricardo Iorio.

"Se nos ve vestidos de negro" es el primer libro de ensayos que aborda al heavy metal como una "subcultura" y se sumerge en sus diversas temáticas, dentro de una publicación que presenta siete textos y que, además, es acompañada por un seminario libre y gratuito el 13 de agosto en la Facultad de Filosofía y Letras (Puán 480).
La publicación, compilada por Emiliano Scaricaciottolli y editada por La Parte Maldita, es la primera creación literaria del Grupo de Investigación Interdisciplinaria sobre el Heavy Metal Argentino (Giihma) que reúne a profesionales de las facultades de Filosofía, Letras y Comunicación.
A través de las 149 páginas que tiene el libro se pueden leer ensayos sobre la "identidad y resistencia" de este estilo musical (Gustavo Torrino); el lugar que ocupa este género en el mercado (Luciano Scarrone) o el papel de las rutas nacionales en la lírica de Ricardo Iorio (Diego Caballero y Manuel Bernal).
Télam: ¿Por qué creen que es importante que este tipo de textos se desarrollen?
Emiliano Scaricaciottolli: Porque el metal argentino es una poética que responde a una política de resistencia a los aparatos de control del Estado y se la ha ingeniado para seguir siendo el amplificador de muchísimas voces silenciadas o censuradas. Y porque es un producto genuino de la clase trabajadora argentina, ergo, consideramos que es un instrumento de liberación de la clase.
T: ¿Cómo armaron la selección de textos?
ES: La pensamos a partir de un soporte de escritura: el ensayo. Este soporte te permite recortar problemáticas muy diversas, desde el problema del nacionalismo asociado al metal argentino hasta el evangelismo en V8. No hacemos historicismo ni naturalismo, tratamos de tajear al objeto y dejar que sangre.
T: ¿Por qué el prólogo hace hincapié en que esto no es una publicación académica?
ES: Porque la universidad nos ha ninguneado. No estudiamos al metal argentino por deporte o porque necesitemos una beca estímulo ni porque nos resulte indignante. Hace mucho que la facultad en la cual soy docente, Filosofía y Letras, ha perdido el gusto por la escritura. Le interesa producir becarios como si fuera una perfecta máquina de picar carne y hacer chorizos.

RESISTENCIA Y MARGINALIDAD
T: ¿Quiere decir que todo lo tocado de la cultura popular es "ridiculizado" o se refiere solo al heavy metal?
ES: En Filo desde hace unos años se hace el Frikiloquio, que vendría a ser un congreso de los productos simbólicos que la academia supuestamente rechaza. En realidad es una forma de denigrarse, de convertir sus propios "consumos" en un zoológico. Allá ellos, ahora están dando seminarios de grado en la facultad como los reptiloides que lucran desde la carrera de Artes con la pospornografía.
T: ¿Cuál es el rol del heavy metal en la sociedad argentina?
ES: Apropiarse de los estandartes que la burguesía históricamente nos ha quitado y operar culturalmente para que los marginados y los excluidos de esta sociedad tengan un espacio real de resistencia. La tarea cultural es, siempre, una tarea política.
T: ¿De qué se hablará en el próximo seminario?
ES: Lo titulamos "Del tormento del vino artificial. Contrastes en torno al heavy metal argentino", y ya no es una introducción, sino una profundización de tensiones. Por ejemplo, el problema del federalismo. En el interior de nuestro país hay otras expresiones. También abordaremos el cruce entre el metal y Malvinas; el anti identikit del metalero en contraposición con otra poética bastarda, la cumbia villera. Y otra unidad muy importante que incluimos este año: el metal y las mujeres.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico