Entre el comercio doméstico y la visita del pastor

Diego Leonardo Aguirre, imputado como coautor del homicidio de Orlando Jurado, ayer fue asesorado por la defensora oficial Cristina Sadino e hizo uso de su derecho a declarar.

Diego Leonardo Aguirre, imputado como coautor del homicidio de Orlando Jurado, ayer fue asesorado por la defensora oficial Cristina Sadino e hizo uso de su derecho a declarar. Dijo que es repartidor de carne en "Patagonia Aves" desde hace unos diez meses.
Por otra parte, sostuvo padecer de ataques de pánico y estar medicado, mientras anticipaba que proyecta casarse pronto y que no tenía nada que ver en el homicidio. Cerraba y abría los ojos incesantemente y miraba cada tanto a los familiares de la víctima.
Buscaba apoyo de sus familiares y allegados que llegaron a apoyarlo ayer en la audiencia y describió su día laboral del viernes, día en que ocurrió el crimen. Dijo que estuvo trabajando hasta las 22:30, que paró y se fue a bañar a su casa –Juan XXIII al 2.900- por una dolencia que tenía en el cuerpo.
Alrededor de las 22:45 llegó a su domicilio un individuo que conducía "una chata blanca" a querer comprarle carne para comercializar en la feria "Lourdes" que está ubicada frente a las 1008 Viviendas.
Añadió que más tarde se fue con su padre a dejar el camión en el depósito de Kilómetro 5 y que sobre las 23:45 fue al Hospital Regional porque la dolencia que sentía no le daba respiro. Y que de ahí se dirigió a una farmacia de la avenida Rivadavia.
"Yo laburo todo el día, busquen en las cámaras" dijo el imputado. Incluso aseguró que el vehículo que la Policía secuestró no andaba desde hacía cuatro días, que tenía la caja de dirección rota y la bomba hidráulica dañada.
El imputado dijo que comió hamburguesas con un pastor amigo que también aportó su testimonio a la Defensa diciendo que cenaba con Aguirre porque éste no tenía tiempo para acercarse al templo.
En su declaración, Aguirre describió las calles por donde pasó con el camión y explicó que la mujer que cuida en el depósito lo vio esa noche. "Más de 16 horas trabajo por día, no tenía problemas con nadie" dijo quien pidió que se le perite el vehículo secuestrado para establecer que estaba dañado desde el último día que fue de pesca.
Además, desmintió haber sido demorado en algún procedimiento en el que se le secuestró un camión con carne por infracción a las normativas municipales y dijo que reparte carne del "Frigorífico Gaiman", que la pasa de un camión al otro y que trabaja con dos personas más de las que aportó los nombres.
Respondió preguntas de ambas partes y comentó que en "Patagonia Aves" hace seis meses también comercializa carne.
Finalmente, Aguirre lloró mientras aseguraba que no tenía nada que ver con el homicidio de Jurado.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico