Entre la perfección del primer tiempo y el sufrimiento del segundo

El "Lobo" consiguió un agónico triunfo ante Florentino Ameghino. El primer tiempo, Newbery jugó el mejor partido del ciclo Murúa. El segundo, fueron 45 minutos de sufrimiento. El Patagónico analizó esta tarde el triunfo con Rodrigo Cárcamo.

Newbery consiguió un agónico triunfo el domingo pasado ante Florentino Ameghino. Rodrigo Cárcamo se vistió de héroe- como aquella final frente a Otamendi por el ascenso al Federal B- y pateó el penal que le permitió darle los tres puntos al "aeronauta" a los 48 minutos del segundo tiempo (2-1).

El análisis del partido se divide en dos partes completamente distintas. Los primeros 45 minutos, el "aeronauta" jugó a un nivel excelente, sobre todo, los primeros 30, donde Florentino Ameghino no pudo pasar la mitad de la cancha con pelota dominada y donde llegó el gol de Mauro Villegas. Se vieron los mejores minutos del ciclo Luis Murúa en Jorge Newbery. Fue dinámico, sorpresivo, rápido, crearon situaciones claras de gol y la presión en la zona alta de la cancha fue precisa. Tal, como le gusta al entrenador.

De esta forma, también lo analizó Rodrigo Cárcamo con este medio. El lateral izquierdo atendió esta tarde a El Patagónico y habló de la victoria del "Lobo" ante Ameghino, la idea futbolística y algunas funciones tácticas que plantea "Piti" Murúa: "creo que los primeros 30 minutos del partido fueron muy buenos. Jugamos con una intensidad que es la que buscábamos y con mucha precisión. Nos faltó ser más efectivos para irnos al vestuario con un gol más. Pero lo rescatamos mucho".

La intensidad del "aeronauta" cayó en un pozo durante todo el segundo tiempo. Orlando Portalau, DT del "tricolor", sacó al mediocampista García y lo mandó a la cancha al volante de contención Federico Folmer, quien, a través de personalidad, mandó al equipo a buscar el empate. Ahí, fue otro rival. Buscó, propuso, metió y complicó al "Lobo" en más de una ocasión, sobre todo, en las pelotas paradas. Así llegó el empate de Mariano Rivera.

"El segundo tiempo nos costó y ellos salieron a buscar el partido, pero creo que en el desarrollo de los segundos 45 minutos no fueron tan superiores. Si sufrimos mucho las pelotas paradas y eso quedó a la vista. Cometimos errores y marcamos mal y así consiguieron el empate. Tenemos que tratar de ser más regulares en los 90 minutos. Jugamos un excelente primer tiempo y luego mostramos falencias en el segundo", explicó Cárcamo.

Durante los 90 minutos, llamó la atención un movimiento táctico que realiza el equipo de Murúa en zona de posesión del balón. Ambos laterales se suman como volantes de contención y así, logran que los interiores (Nieto y Loncón) se liberen para tener más llegada al área rival. Durante el primer tiempo, funcionó a la perfección. "Mi función es sumarme al mediocampo cuando tenemos la pelota, como también lo hace Leandro Velázquez. Tratamos de sumarnos como volantes siempre que podemos. El primer tiempo creo que salió muy bien y es algo que ensayamos mucho durante toda la semana", comentó Rodrigo.

Newbery enfrentará, el próximo domingo, a Boxing en Río Gallegos. El plantel tendrá un largo viaje en el que intentarán buscar los tres puntos para llegar de la mejor forma al clásico con Huracán. "Ya tenemos la cabeza en Río Gallegos y tenemos que tratar de volver de allá con puntos para llegar más cómodos al partido con Huracán. Uno ya palpita lo que será el clásico, pero no nos olvidamos que antes tenemos que jugar con Boxing y tratar de hacerlo de la mejor forma para estar tranquilos", finalizó.

Embed


Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico