Entró en vigencia ley que endurece penas para quienes causan tragedias al volante

Con la normativa anterior quienes provocaban una o más muertes por conducir bajo los efectos del alcohol o por manejo imprudente, terminaban excarcelados ya que se los condenaba por delito culposo.

La ley de delitos viales 27347 que endurece las penas de 3 a 6 años de prisión para los conductores que provocan una o más muertes por exceso de velocidad, o por manejar bajo los efectos del alcohol o de estupefacientes, sancionada en diciembre último por el Congreso de la Nación, entró ayer en vigencia a partir de su publicación en el Boletín Oficial.
"Será reprimido con prisión de dos a cinco años e inhabilitación especial, en su caso, por cinco a diez años el que por la conducción imprudente, negligente o antirreglamentaria de un vehículo con motor causare a otro la muerte', comienza el artículo 84 bis de la nueva normativa.
Y continúa definiendo que "la pena será de prisión de tres a seis años, si se diera alguna de las circunstancias previstas en el párrafo anterior y el conductor se diere a la fuga o no intentase socorrer a la víctima... o estuviese bajo los efectos de estupefacientes o con un nivel de alcoholemia igual o superior a quinientos 500 miligramos (0.5 gramos) por litro de sangre en el caso de conductores de transporte público o un 1 gramo por litro de sangre en los demás casos".
Otras transgresiones penadas de la misma manera son si "estuviese conduciendo en exceso de velocidad de más de treinta kilómetros por encima de la máxima permitida en el lugar del hecho, o si condujese estando inhabilitado para hacerlo por autoridad competente, o violare la señalización del semáforo o las señales de tránsito que indican el sentido de circulación vehicular... o con culpa temeraria (que sabe que está causando un daño), o cuando fueren más de una las víctimas fatales".
De este modo, quien provocase una muerte en un accidente con estas características, no obtendrá la libertad como sucedía con la normativa anterior en que la mayoría de los conductores en estas circunstancias lograban la calificación de delito culposo.
El objetivo de la ley apunta a poder bajar el nivel de accidentes de tránsito y por lo tanto la cantidad de víctimas que según las estadísticas, 25 personas mueren por día en la Argentina por siniestros viales.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico