Era un jet de última generación

El avión Bae Avro RJ85 que se desplomó la noche del lunes en Medellín era un jet con cuatro reactores turbofan y cola en T, construido entre 1983 y 2002, con capacidad para 100 pasajeros y especialmente diseñado para despegues y aterrizajes cortos en pistas de tierra o hielo.
De origen británico, el modelo de avión -considerado "de última generación"- mide 26,16 metros de largo y su peso máximo en despegue es de 38.102 kilos mientras que la altura del timón es de 8,61 metros, y el ancho de la cabina, de 3,42.
El avión que se desplomó en cercanías de Medellín proveniente del aeropuerto Viru Viru, en la ciudad boliviana de Santa Cruz de la Sierra, en un viaje de 2.500 kilómetros, contaba además con cinco generadores de energía.
La aeronave matrícula 2933 perteneciente a la empresa boliviana Lamia se accidentó en el cerro El Gordo, en cercanías al municipio de la Unión, Antioquia, con 68 pasajeros -la mayor parte de ellos integrantes del plantel Chapecoense- y nueve tripulantes a bordo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico