"Es un caso testigo para que mejore la salud médica pediátrica", afirmó el padre de Nicolás

Víctor Russo, el padre de Nicolás, el bebé de 35 días que falleció por no haber tenido la atención adecuada en la guardia pediátrica del sanatorio La Española, consideró satisfactorio el fallo condenatorio contra los médicos imputados, pero resaltó que nada de ello alcanza para reparar la muerte de su hijo. "Viviremos una pena que será eterna", afirmó.
En declaraciones en Radio del Mar, Víctor Russo comentó: "entendemos que la impunidad es una tragedia que siempre regresa, no podemos dejar las cosas impunes. A los papás que vean destrato, que sigan hasta las últimas consecuencias con los reclamos".
En cuanto al fallo conocido ayer contra los pediatras Roxana Barrientos Alfaro y Hugo Mantuano, resaltó: "no es solamente por nosotros, es por toda la comunidad en general". Russo trazó un paralelismo y recordó que el significado del nombre Nicolás es "justicia para el pueblo y por el pueblo".
"Creemos que el nuestro es un caso testigo para que mejore la salud médica pediátrica para todo Comodoro. Porque nosotros como padres no podemos saber si el centro médico que nos atiende tiene los elementos para la atención, si cuenta con pediatras y generalistas, si están dados los términos de internación correctos", expresó.
Para la familia de Nicolás la vida sigue y "gracias a Dios la justicia pudo considerar todas las pruebas que presentamos y tomó una determinación que no nos llena el corazón, pero no deja el caso impune".
Ya más tranquilo a partir del fallo del juez Alejandro Soñis, Russo describió: "fue un horror lo que nosotros vivimos. Yo fui ante una emergencia a un lugar en el cual confiaba, que era La Española, ahora tenemos justicia, pero mi pena va a ser eterna".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico