Escaparon antes de abrir la caja fuerte de la farmacia

Se presume que los ladrones ingresaron durante la madrugada a la Farmacia San Martín, ubicada en Francisco de Viedma al 100, tras romper una ventana y burlar el sistema de alarma. Una vez en el interior, con una amoladora intentaron abrir una caja fuerte con una cuantiosa recaudación. Pero cuando ya casi habían logrado su objetivo, huyeron.

Ayer por la tarde los investigadores aún se preguntaban qué fue lo que hizo que un grupo de ladrones que habían ingresado a una farmacia del barrio General Mosconi para robar una caja fuerte, desistieran cuando estaban a punto de lograr su cometido.
Es que los ladrones habrían hecho casi todo bien, ya que lograron ingresar al comercio sin ser descubiertos anulando el sistema de alarma, y una vez en su interior estuvieron a punto de abrir la caja de seguridad. La misma donde se guarda la recaudación del sistema de pago de facturas que funciona en el lugar.
Se presume que los delincuentes actuaron en el transcurso de la madrugada de ayer, aprovechando la oscuridad de la noche. Para ingresar rompieron una ventana de 80 x 60 centímetros. Antes cortaron todos los cables de la alarma, que en este caso no acusó el sabotaje de panel y sirena.
Una vez adentro, aprovecharon el espacio cubierto destinado a este sistema de pago muy usado a principios de mes cuando cientos de clientes se acercan a pagar sus facturas. También se taparon con una cortina y comenzaron a trabajar con una amoladora.
El trabajo estaba casi listo cuando desistieron de su botín, quizás por los constantes patrullajes que realizaron desde la Seccional de General Mosconi en la principal avenida comercial del barrio. Y finalmente huyeron llevándose la amoladora y los discos.

INVESTIGAN EL HECHO
Fue recién ayer en horas de la mañana, alrededor de las 9:15, cuando se descubrió el intento de robo al local. A esa hora estaban ingresando las farmacéuticas para iniciar su jornada laboral de domingo y se encontraron con este panorama.
De inmediato denunciaron el hecho en la comisaría y tomó intervención la Brigada de Investigaciones y la fiscal de turno. También la División Criminalística que cerca del mediodía aún levantaba rastros y realizaba diferentes pericias del caso, sabiendo que los ladrones solo pudieron llevarse objetos menores, como anteojos, dejando en la caja la recaudación que casi estuvieron a punto de llevarse.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico