Escracharon y acusaron a una jueza de persecución ideológica

Se trata de Malena Totino, quien fue acusada de persecución ideológica contra Ana Parnisani y Paola Miño, dos empleadas de esa dependencia que fueron sancionadas por la magistrada.

Caleta Olivia (agencia)
Un reducido grupo de empleados judiciales protagonizó a media mañana de ayer un escrache frente al edificio del Juzgado Civil, Comercial, Laboral y de Minería de esta ciudad.
La acción intimidatoria fue dirigida hacia la titular del organismo, Malena Totino, acusándola de persecución ideológica contra dos empleadas de esa dependencia, Ana Parnisani (delegada gremial), y Paola Miño, quienes fueron sancionadas por la magistrada.
Ello también motivó que el sindicato que las nuclea lanzara esta semana otro paro, esta vez de 72 horas, con lo cual sumarán casi 80 las que se registrarán en ese sector laboral en lo que va del año, principalmente por reclamos de pago de salarios en tiempo y forma.
Los manifestantes estuvieron acompañados por el secretario general de la filial local de la Asociación de Empleados Judiciales, Oscar Huanco, quien dijo que la jueza Totino "impuso sanciones arbitrarias" a las citadas empleadas valiéndose de capturas de mensajes que las mismas habían posteado en sus cuentas personales de Facebook y a través de WhatsApp.
El dirigente no dio precisiones sobre el contenido de esos mensajes pero El Patagónico pudo saber que consistían en insultos a otras empleadas que no se plegaban a las medidas de fuerza e incluso algunas ironías hacia la jueza.
Huanco indicó además que la magistrada no le otorgó derecho de defensa a Parnisani y Miño y, por el contrario, les aplicó un apercibimiento en sus legajos, instancia que perjudica sus carreras laborales ya que les impediría acceder a categorías superiores del escalafón.
Las empleadas de referencia presentaron un escrito en la mesa de entradas del citado juzgado, pero se negaron a dar a conocer su contenido a requerimiento de este diario y una de ellas argumentó que eso era competencias de su abogado particular.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico