España: Podemos se enfrenta a sospechas de financiación ilegal

El juego político que mantiene paralizada a España está pasando factura a la fuerza de izquierdas Podemos, cuyo líder Pablo Iglesias se enfrenta a su peor crisis interna, sospechas de financiación ilegal y presiones externas precisamente cuando se dispone a retomar las negociaciones con el socialista Pedro Sánchez para formar gobierno.

Iglesias recibió ayer una última mala noticia, contraproducente para la imagen de Podemos: el Tribunal de Cuentas del país investigará las finanzas del partido antiajuste tras una denuncia presentada por la Udef, la unidad de delincuencia económica y fiscal de la Policía Nacional española.
La base de la denuncia es un informe con fecha del 9 de febrero y que cuenta con la firma del entonces jefe de la Udef, Manuel Vázquez López, en el que se acusa a los herederos de los indignados de cometer presuntos delitos electorales, de blanqueo, fiscales y financiación ilegal.
La prensa española se hizo eco de la investigación de la policía en las últimas semanas, a pesar de que podría tratarse de un informe "fantasma", similar al que salió a la luz en 2012 contra el ex presidente catalán Artur Mas, al que se acusó de tener dinero en paraísos fiscales en pleno impulso del proceso de secesión. La Udef finalmente se desvinculó de ese informe en instancia judicial, pero la sospecha ya se había diseminado.
Desde Podemos advierten que la denuncia policial "quedará en nada", como ocurrió con acusaciones anteriores sobre la base de los mismos hechos que fueron rechazadas por la Fiscalía del Tribunal Supremo.
No obstante, son conscientes del daño que les puede causar, y en medio de las difíciles negociaciones en España, sin gobierno desde las elecciones del 20 de diciembre último, Iglesias exigió responsabilidades políticas si se demuestra que la denuncia es falsa.
"Sería muy grave y preocupante que en nuestro país el Ministerio del Interior estuviera utilizando agentes de la policía, que están para protegernos a todos, para atacar a una formación política. Si eso finalmente se demuestra, el ministro del Interior en funciones (Jorge Fernández Díaz) debería dimitir porque se trataría de un ataque grave a la democracia", aseguró el líder de la fuerza morada días atrás.
Por el momento, el Tribunal de Cuentas asegura que examinará, "en la fiscalización de las contabilidades de los partidos políticos y en el ámbito de sus competencias", la información a la que se refiere el documento remitido por la Udef, según un comunicado. En caso de encontrar indicios de un delito penal se trasladará el caso a la Justicia, añaden.
El informe vincula a Podemos - y concretamente Iglesias- con la empresa 360º Global Media, que supuestamente "recibe transferencias de dinero de cuentas bancarias situadas en paraísos fiscales" o en países "de riesgo de estar vinculados a la financiación del terrorismo, como Irán".
Esa empresa es la propietaria en España del canal de televisión Hispan TV, que emite los dos programas de televisión que presenta el líder de Podemos, "La Tuerka" y "Fort Apache", los cuales le sirvieron para forjar su liderazgo.
Parte del dinero aportado habría servido para financiar ilegalmente a Podemos, que a través del sistema de "crowdfunding" también habría recibido dieron del gobierno venezolano.
La decisión del Tribunal de Cuentas suma presión a Podemos en el momento en el que afronta su peor crisis interna desde su creación hace dos años, por las diferencias tácticas entre Iglesias y su "número dos", Íñigo Errejón, respeto a la conducción del partido y las decisiones que se deben tomar ante el escenario de ingobernabilidad de España.
En el partido izquierdista, tercera fuerza política desde el 20-D, se abrió una brecha entre el sector afín a Errejón, partidario de explorar un acuerdo de gobierno con el Partido Socialista (PSOE) para evitar elecciones anticipadas y los seguidores de Iglesias, quien mantiene una vía dura e intransigente.
Iglesias apuesta por el todo o nada: doblegar a los socialistas para que acepten un gobierno de coalición de izquierdas con ellos en el Ejecutivo o nuevos comicios.
Por ahora, el secretario general es quien se impuso, tomando el control del partido al destituir al número tres de la formación, Sergio Pascual, que era afín a Errejón, quien se replegó en silencio pero podría estar preparando su contraataque.
Lo que está en juego en esta disputa es tanto la estrategia de Podemos con el PSOE como el propio futuro político de la formación izquierdista, que desde su nacimiento intenta conservar un equilibro entre su ADN asambleario y transversal y un liderazgo fuerte y vertical, propio de los partidos convencionales.
Errejón cree en la necesidad de mantener el carácter horizontal del partido, la incógnita es si sería capaz de desafiar a Iglesias sometiendo a votación de las bases la posibilidad de un acuerdo con el PSOE.
Iglesias se reunía ayer con sus líderes regionales, incluida la andaluza Teresa Rodríguez y el aragonés Pablo Echenique, quienes en el pasado se mostraron críticos con él, pero que ahora cerraron filas, pendientes de la reunión que el líder de Podemos acordó con Sánchez antes de Semana Santa para relanzar la negociaciones entre ambos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico