Especialistas explican las causas y consecuencias del temporal

Las Jornadas, Universidad, Agua y Sociedad "Todos por Comodoro" comenzaron ayer en el aula magna de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco. Especialistas dieron a conocer interesantes y novedosos datos sobre las causas del temporal de marzo-abril y sus consecuencias, y presentaron iniciativas que el Estado podría tener en cuenta. Participaron vecinos, equipos técnicos de la Municipalidad, docentes e integrantes de asociaciones intermedias.

Con un interesante temario, se iniciaron ayer las Jornadas, Universidad, Agua y Sociedad “Todos por Comodoro”, actividad que se extenderá hasta hoy en el aula magna de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco (UNPSJB). Participan vecinos, equipos técnicos de la Municipalidad, docentes e integrantes de asociaciones intermedias.
En el primer día de disertaciones, la actividad estuvo orientada a la climatología, la biología, los fluviales efímeros de Comodoro Rivadavia y el análisis histórico y territorial. Precisamente en el marco del subtema fluviales efímeros, se dieron a conocer algunos novedosos datos respecto de las causas del temporal y sus consecuencias.
El geólogo José Paredes disertó sobre “causas, procesos y mitigaciones" de los fluviales efímeros durante el temporal. Explicó que en los últimos años en la Cuenca del Golfo San Jorge se registró un aumento de la temperatura, mientras que las precipitaciones tuvieron ciclos de mayor variación. Y si bien sentenció que el temporal no se ajusta al patrón climático de la ciudad, es posible que el fenómeno se repita ya que se formó un centro de alta presión en las costas que se encontró con lluvias del Pacífico, originando un bloqueo meteorológico en la zona.
Jornadas.mp4
Video: M. Macretti / El Patagónico

Así, esa condición meteorológica ocasionó lluvias de hasta 60 milímetros en el corto tiempo, saturando el suelo y generándose un flujo superficial de agua que produjo inundaciones repentinas. A la vez la intensidad de las precipitaciones, que luego se extendieron en forma intermitente durante más de una semana, hizo que erosionaran las cárcavas de los arroyos en torno a los que construyó la ciudad, emergiendo arena especialmente en los barrios Juan XXIII y Pueyrredón.
“Estamos urbanizando sobre una depresión y si uno planifica una obra de drenaje, no hay forma de sacar el agua", dijo Paredes luego de mencionar las características de los arroyos de la ciudad y los niveles de precipitaciones extremos que registra la zona.
Es que –explicó- Comodoro Rivadavia en los últimos 60 años tuvo nueve lluvias consideradas extremas. Ocurrieron en 1958, 1972, 1980, 1991, 1999, 2003, 2008, 2011 y la última de marzo y abril.
El geólogo Néstor Hirtz también disertó en la jornada; en su caso fue en dos oportunidades. Presentó un análisis de la situación del barrio Juan XXIII y su entorno durante los últimos 20 años, y otro acerca de la peligrosidad geológica en los faldeos de los cerros Vitteau y Hermitte en el sector de Kilómetro 3, la zona de más rápida acumulación de agua en la ciudad, según los estudios que presentó Paredes.
En el primer día de actividad de la jornada también disertaron la docente de la UBA y CONICET, Inés Camilloni, el ingeniero Nicolás Ciano (INTA), la licenciada Mariana Buzzi, la licenciada Gabriela Mendos, el doctor Luis Fauque, la licenciada Bianca Freddo, el investigador Nicolás Foix, las doctoras Mónica Raimundo, Ana María Raimundo y Graciela Ciselli, y las arquitectas Lorena Moreno y Liliana Carnevale.
La jornada terminó con una mesa redonda y las presentaciones de los magister Daniel Marques y Verónica Miranda y el doctor Juan Manuel Diez Tetamanti.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico