Esta vez el chico de 13 años fue demorado por un robo en la mutual de Gendarmería

Después que en la tarde del viernes allanaran su casa por un robo cometido en las oficinas de PAMI, esa misma noche K.R. fue demorado por tercera vez en menos de 24 horas. En esta oportunidad lo atraparon junto a un cómplice de 20 años. Destrozaron la puerta de la mutual de Gendarmería en la calle Chacabuco y arrancaron un televisor LED que pretendían llevarse. La policía los atrapó. La Justicia dispuso la entrega del menor de edad a su madre, pero el mayor también recuperó la libertad.

En menos de 24 horas entre la noche del jueves y la del viernes, efectivos policiales de la Seccional Primera detuvieron en tres oportunidades a K.R., un adolescente que reside en el Rincón del Diablo, que esta vez cometió un intento de robo a pocos metros de su vivienda.
Tan sólo horas antes, sobre las 18, la policía había allanado su casa por el robo que había protagonizado durante esa madrugada junto a otros individuos en la obra social PAMI. Los efectivos le encontraron un teléfono celular y una billetera, elementos denunciados como robados en esas oficinas.
Alrededor de las 21:15 del mismo viernes, pese a haber estado demorado dos veces durante el día, salió a delinquir junto a un joven de 20 años en el mismo sector donde vive y terminó nuevamente atrapado.
De acuerdo a la información brindada por las autoridades de la Seccional Primera a este diario, dos individuos ingresaron al edificio de la mutual de Gendarmería Nacional que funciona sobre la calle Chacabuco 1071, casi Huergo.
Forzaron la puerta y al activarse la alarma de seguridad, concurrió al lugar una empleada que sorprendió a los ladrones en plena acción. Estos ya habían arrancado un televisor LED de la pared y lo prepararon para llevarse. La empleada alertó rápidamente a la policía y fueron detenidos en el lugar.
Para sorpresa de los efectivos, nuevamente se encontraron con K.R. de 13 años, a quien ya habían detenido por otro intento de robo en la noche del jueves y por el ingreso a las oficinas de PAMI durante la madrugada del sábado. Esta vez se encontraba acompañado por un joven que la policía identificó como Jonathan Catriel Garrido, de 20 años.
K.R. fue conducido a la comisaría, donde estuvo demorado unas tres horas hasta que el juez de turno, Miguel Caviglia, dispuso la entrega a su madre. También tomó intervención la Asesoría de Menores y la Policía Comunitaria que viene trabajando en el caso.
Mientras, Garrido durante la mañana de ayer fue sometido a una audiencia de control de detención en la Oficina Judicial. Fue imputado del delito de robo en grado de tentativa y luego fue dejado en libertad.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico